¿Es el Antichávez de América Latina?

Lo que piensa y hace

Lucio Gutiérrez

 

Diego C. Delgado Jara

 

“Por sus frutos los conoceréis. ¿Por ventura se recogen

racimos de los espinos o higos de los abrojos?”

Mateo: 7, 16.

 

“Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.”

Juan: 8, 32.

 

“Mas que por la fuerza nos dominan por el engaño.”

Simón Bolívar.

Siempre me llamó la atención el uso insistente e interesado para transmitir versiones inexactas a través del internet, así como la utilización de amplios espacios en varios medios y agencias internacionales, para brindar una falsa imagen de “izquierdista” del coronel -experto en inteligencia militar- Lucio Gutiérrez Borbúa, a quien ciertas organizaciones, dirigentes y “analistas”, en extraña “coincidencia” pretendían hacerlo aparecer a fuerza de una repetición engañosa como un hombre de avanzada. Y ha sido esa imagen distorsionada la que ha circulado en América Latina.

 

Pero bien dicen que en la política, los incendios y el amor no es posible ocultar sus raíces o manifestaciones. Por ello, y como precaución, en el caso de la política el mejor negocio y táctica de las personas de derecha o profascistas, ha sido siempre “camuflarse” y pretender asomar como si fuesen “democráticas”, del “centro”, “tolerantes”, y hasta “nacionalistas”. En otras ocasiones dicen, también en forma calculada, que son apolíticas, que “no tienen ideología”, y que van a barrer con los “politiqueros tradicionales” sindicándoles como “los responsables de nuestra tragedia”, aunque llegando al poder hacen exactamente lo mismo que estos para defender el mismo orden injusto de siempre! Son las “piezas maestras” de un recambio programado.

Empero, analizando con paciencia sus pasos, sus declaraciones y conductas, a la larga aflora su verdadera posición ideológica en forma precisa e inequívoca. Sólo basta escucharlos y mirarlos actuar. Ellos mismo se encargan, con sus propias palabras y sus acciones inequívocas, de evidenciar su auténtica radiografía ideológica y posición política por grandes esfuerzos que hagan para emboscarse y hacer perder ciertos rastros.

  1. Persona ajena a la izquierda:

 

En este contexto analicemos el caso de las declaraciones que han “aflorado” en distintas oportunidades por parte del coronel Lucio Gutiérrez Borbúa. Para empezar reparemos que él jamás se ha manifestado como una persona de izquierda. Han sido determinados dirigentes oportunistas de la “izquierda” tradicional los más empeñados, por turno, en hacerlo aparecer como una persona de esta tendencia (con la que él en forma expresa ha marcado precisas distancias), como si todos estuviesen comprometidos en el complot y trampa para engañar, maniatar y someter al pueblo ecuatoriano con un régimen de derecha pero de apariencia distinta. Han sido por lo tanto dirigentes “izquierdistas” quienes en forma deliberada han pretendido otorgarle una imagen de la que carece, precisamente para justificar sus entendimientos o sometimientos, tanto ante su militancia de base como ante la población. (¿O es que algunos, cuando ya no quedaban dudas de su pensamiento y compromisos, trabajando para el Estado, tuvieron que acatar “órdenes superiores” y apoyar al alfil del “stablishment”? ¿O acaso viejos políticos se dejaron encandilar por la “magia de su verbo” evasivo?)

 

Cuando el coronel Lucio Gutiérrez recién pensaba en legalizar una estructura política propia, el denominado Partido “Sociedad Patriótica 21 de Enero” y cuando preparaba su plan de gobierno, le entrevistó diario El Universo de Guayaquil, y sus respuestas se publicaron el martes 2 de enero del 2001, pág. 6A. Ante la pregunta de si su movimiento sería una agrupación de izquierda, él respondió en forma textual: “No. Si quisieran ponerme en una línea política, debería ser el centro.” Esto es exactamente en la posición que siempre reivindican para sí tres elementos de reconocida y extrema derecha: León Febres Cordero (ex-presidente del Partido Social Cristiano, PSC), Jaime Nebot Saadi (alcalde de Guayaquil, PSC), y el egresado de Harvard Humberto Mata Espinel, de Fuerza Ecuador, promotor de las autonomías favorecedoras de la dispersión nacional y elaboración de bocados territoriales más pequeños para saciar los apetitos de las transnacionales.

Al año siguiente, en declaraciones recogidas por diario Expreso de Guayaquil, del lunes 21 de enero del 2002, en su pág. 6A, subraya de manera categórica, diez meses antes de la primera vuelta electoral: “La Sociedad Patriótica no es un movimiento de izquierda, ni estamos buscando a uno de sus candidatos”, afirmó el coronel Lucio Gutiérrez, pre candidato presidencial, desvirtuando una posible y única alianza electoral con las tiendas y frentes sociales izquierdistas. Convocó a los sectores empresariales a creer en su propuesta de gobierno…” Más claro no canta un gallo: No es izquierdista, desvirtúa ciertas eventuales alianzas y convoca a los dueños del capital y sectores que han manejado el país por siglos y generaciones para que lo acompañen en su acceso al poder, evidenciando de este modo su manifiesta orientación y voluntad política. Como se puede constatar son sus propias palabras las que lo ubican en el espectro ideológico. Quien dude debería verificar las fuentes.

  1. Augusto Pinochet como referente:

 

En la revista Vistazo. nro. 842, del 19 de septiembre del 2002, antes de la primera vuelta electoral -que se llevó a cabo el 20 de octubre-, en una entrevista publicada en sus págs. 14 y 15, hace DOS importantes precisiones:

LA PRIMERA, cuando revela que en la noche del 21 de enero del 2000 “devolvió el mando a su superior, el general Carlos Mendoza, entonces jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas” (pág. 14. 1ra. columna), esto es el día del relevo de Jamil Mahauad Witt por parte de su vicepresidente Gustavo Noboa Bejarano, y quien le condecoró al general Carlos Mendoza, en abril del 2000, en agradecimiento por haber cumplido su palabra de entregarle el mando luego de sacarlo del poder a su antecesor, esto es a Mahauad, lo que significa que todo estuvo planificado de este modo, más aún cuando, en base a la deducción de los acontecimientos, el hombre de confianza y brazo derecho de Carlos Mendoza era el coronel Lucio Gutiérrez.

(Es preciso recordar al respecto lo narrado en Vistazo Nro. 799, del 3 de febrero del 2000, pág. 19, 1ra. columna, que da cuenta del envío del coronel Lucio Gutiérrez a la brigada Libertad, a la provincia del Guayas, el 7 de enero del 2000, así como de su inmediato y fulminante regreso, en cuestión de horas, por expresa y personal decisión del general Carlos Mendoza, jefe del Comando Conjunto, cuando en forma textual señala:

“El viernes siete de enero, Gutiérrez se presenta en Guayaquil para cumplir una orden escrita de convertirse en jefe de Operaciones de la brigada Libertad. Ese mismo día, el general Mendoza pide telefónicamente su regreso a Quito y su incorporación al Comando Conjunto. “Hubo una idea que le habíamos pedido anteriormente para que pase a conformar una unidad que hay en el Ministerio de Defensa. Normalmente uno pide el pase a oficiales que son sobresalientes para que vengan a trabajar al Comando Conjunto”, dijo Mendoza.”

Es obvio deducir que si Lucio Gutiérrez se hubiese quedado en el Guayas, en la brigada Libertad, lejos de Mendoza, no habría participado en la toma del Congreso del 21 de enero del 2000 en Quito! Es el general Mendoza, el jefe del Comando Conjunto a la fecha, el que lo regresa a Quito el mismo día de su traslado, para que siga laborando a su orden y dependencia personal! La referida revista Vistazo, en la misma página devela lo siguiente: “Pero cuando se da la insubordinación, ocurre la casualidad de que los insurrectos son un grupo de oficiales muy cercanos al jefe del Comando Conjunto, general Mendoza. Ellos frecuentaban o trabajaban en su oficina. La mayoría son de caballería, igual que Mendoza.” ¿Alguien puede suponer que el entorno del general Mendoza, además de ser ministro de Defensa encargado para el 21 de enero del 2000, y de su parcero el general Telmo Sandoval, actuó de manera espontánea, sin su conocimiento y al margen de sus órdenes?

Otro hecho que no puede pasar desapercibido es que la persona que consiguió los locales para que se reunan campesinos e indígenas, y otros sectores sociales, movilizados desde días antes del 21 de enero del 2000, acabó nombrado como ministro de Gobierno de Gustavo Noboa Bejarano, Demostremos: Vistazo nro. 779, del 3 de febrero del 2000, pág. 18, revela: “En Quito, el parlamento popular se reunió en el Teatro Politécnico, local gestionado por el doctor Francisco Huerta Montalvo, actual ministro de Gobierno. “Huerta participó y alentó al movimiento indígena…”, aseguró Antonio Vargas.” El coronel Jorge Brito ha señalado además, en entrevista a radio Tarqui de Quito el 21 de enero del 2003, a las 14h00, ante el periodista Marco Pérez, que desde horas antes de su posesión Huerta era el acompañante de Gustavo Noboa Bejarano.

Es muy importante reparar que cuando el jueves 6 de abril del 2000, a las 11h00, el presidente de la Corte de Justicia Militar, general retirado Carlos Jarrín, en base a reveladoras declaraciones de varios oficiales, le sindica al general Carlos Mendoza en la preparación del golpe concertado para el relevo de Mahauad, porque éste se había convertido en un fusible quemado e inservible, y por lo tanto requerían el “putch”, con “base social”, para instalar a Gustavo Noboa en el poder; este proclamó y gestionó en forma desesperada y urgente la “amnistía” de todos los implicados para interrumpir el proceso legal y evitar que asome la verdad respecto a su papel en el mismo! ¡Estaba alarmado de la verdad que fluiría ante el país, de las declaraciones de los oficiales cuyas carreras quedarían truncas, sobre todo de los provenientes de la Academia de Guerra así como de quienes acataron las órdenes de los generales Mendoza y Sandoval! ¡Debe observarse que los más empeñados impulsores de esta “aministía” fueron Gustavo Noboa Bejarano y los diputados demócrata populares Juan José Pons y José Cordero Acosta!

Tan obvia fue la preparación del golpe de recambio a favor de Gustavo Noboa que el propio Febres Cordero reconoce que ocho días antes del relevo concertado del 21 de enero del 2000, Noboa Bejarano le pidió en forma expresa su apoyo político para asumir la dirección del Estado, según narra en extensa entrevista publicada en diario Expreso de Guayaquil, del domingo 6 de octubre del 2002, págs. 12A y 13A. Cada vez queda más claro que el único sector que no conocía los verdaderos antecedentes del llamado “levantamiento popular”, y que se enteraron a través de la televisión de lo que acontecía, fué el de los oficiales de la Academia de Guerra de la Fuerza Terrestre, que se sumaron a la movilización, suponiendo que era un movimiento espontáneo, de orientación parecida a la de Chávez en Venezuela! La conducta generosa de estos oficiales democráticos fué aprovechada por los grupos más regresivos de esta situación para descabezar una lúcida promoción de oficiales nacionalistas, conscientes de defender la soberanía nacional y decididos opositores a la presencia militar de EE. UU. en la Base de Manta!

Es necesario reconocer que sectores de base del movimiento campesino e indígena participaron con toda su buena fé y honestamente en las movilizaciones de estos días; situación que no fué común en toda la dirigencia y en ciertos “asesores” que en forma evidente, a la luz de los acontecimientos, estaban contactados y coordinaban acciones con los generales Mendoza y Sandoval, el llamado comandante Tito. También debe destacarse la absoluta buena fé de los 121 capitanes encabezados por César Díaz, héroe del Cenepa, que creyendo en la transparencia de otros apoyaron a quienes no pasaron de ser caballos del ajedrez múltiple ejecutado por Mendoza y Sandoval, en pasos conocidos por la embajada de los EE. UU., el FMI y el BM, para deshacerse de una pieza ya inservible y que había cumplido su papel en cuatro aspectos: 1. El reconocimiento formal del protocolo nulo de Río de Janeiro, del 29 de enero de 1942, que mutiló 180.000 kms.2 de nuestro país; 2. La inconcebible entrega y cercenamiento adicional del valle del Cenepa y sector anexo de la Amazonía, de 14.300 kms2., una de las zonas auríferas más ricas del planeta; 3. La entrega lacayuna de la Base Aérea de Manta y del derecho de uso de todas las bases navales del Ecuador, según lo determina el art. XIV del mismo acuerdo antinacional; y, 4. La eliminación del Sucre ecuatoriano y adopción de la moneda de los EE. UU. en decisión que deja el manejo monetario en el Departamento del Tesoro de los EE. UU., única institución que puede imprimir y autorizar la circulación de “nuestros” billetes y monedas! Por tan obvios servicios llevaron a su siervo, como protegido y en señal de gratitud, aunque inservible para los mandados del momento, de regreso a Harvard! Sacado Mahauad, y asegurándose que no habrían presencias imprevistas o molestosas, colocaron en el poder a un clon de Mahauad, de la mano del general Mendoza! ¡Y a los ingenuos pretendieron consolar alegando que “el malo” ya había sancionado!)

LA SEGUNDA revelación, también muy importante, y relativa a su forma de pensar, se refiere a que, para el coronel Lucio Gutiérrez, sus referentes o ejemplos históricos son Simón Bolívar, Eloy Alfaro (que gozan de amplísima simpatía entre todos los ecuatorianos), y, lo llamativo, “el general chileno Augusto Pinochet”. (Vistazo del 19 de septiembre del 2000, pág. 15, 3ra. columna). Quien dude puede tomar la revista referida y constatar lo que manifestamos. Es de suponer además que el entrevistador no se va a inventar una declaración de esta magnitud; y si hubiese alguna inexactitud el entrevistado podía haberlo aclarado en su momento.

Todo el mundo conoce lo que hizo Augusto Pinochet Ugarte en Chile, a raíz del golpe del 11 de septiembre de 1973, tanto con la existencia del presidente legítimo Salvador Allende Gossens como con la vida y presencia de 17.000 chilenos, que fueron eliminados como parte de una política de “limpieza social” fascista. Obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales y artistas, ciudadanos comunes, sacerdotes y hasta de militares de muy reconocida trayectoria, como el general Carlos Prats y muchos otros oficiales y miembros de tropa, fueron sus víctimas.

En la revista mensual Diners, nro. 249, correspondiente a febrero del 2003, editada en Quito, en su pág. 33, se presenta el siguiente diálogo textual:

“P. ¿Si tuviera que escoger entre Pinochet y Fidel Castro?”

“R. Diría que ninguno de los dos, por el exceso que tuvieron al segar vidas humanas. Pero, dejando eso a un lado, creo que ambos han contribuido de manera diferente, con una visión diferente, para que sus pueblos puedan progresar. En el caso de Chile, de alguna manera, gran parte del desarrollo económico y la tranquilidad se debe a la planificación y el esfuerzo que se realizó en la época de Pinochet. Obviamente que fué bastante complicado por la pérdida de vidas humanas.”

“P. Pero 17 años vivieron en dictadura…”

“Así es, y eso permitió llegar a lo que ahora es Chile.”

¿”Eso”? ¿Los 17 años de feroz dictadura, y los miles de muertos y desaparecidos, pueden valer o pensarse en reeditar para ver si de ese modo se llega a un hipotético desarrollo y “estado de tranquilidad”? ¡Qué increible forma de “justificar” estos métodos al afirmar que “eso permitió llegar a lo que ahora es Chile”! Y respecto a Cuba, convendría preguntarle ¿De dónde saca, en base a qué cifras y fuentes creibles, la supuesta represión y muertos equiparables con los del Chile de Pinochet? ¿Creerá el coronel Gutiérrez que si en Cuba se hubiese producido un sólo caso de desaparecidos, uno solo (como el de tantos presentados en el Ecuador y los demás países latinoamericanos, donde existen innumerables ejecuciones extrajudiales), no le hubiesen empapelado el mundo entero a Fidel hasta que aparezcan esos hipotéticos desaparecidos que jamás existieron en la Cuba revolucionaria, y que por ello, nunca antes de ahora, tuvieron ocasión de desatar una frenética campaña en ese sentido? ¿Ha visto en cambio las múltiples publicaciones y manifestaciones de exigencias de justicia en incontables países, con las fotos de asesinados y desaparecidos chilenos, franceses, españoles, italianos, ecuatorianos, bolivianos, entre tantos otros países, víctimas de Pinochet? Resulta lamentable que un presidente de la República no conozca estas evidencias históricas indispensables!

Su convencimiento absoluto sobre las bondades del llamado modelo chileno le llevaron precisamente a visitar este país el 11 de diciembre del 2002, ya electo presidente, para solicitar asesoría chilena en varios campos, sobre todo en vivienda y salud, según informó diario Hoy, de Quito, del jueves 12 de diciembre del 2002, págs. 1A y 3A; como no es ningún secreto que su frente económico se relame los labios con la intencionalidad de tomar los cuantiosos recursos de la seguridad social y colocarlos en las entidades siamesas de la misma banca privada, las agencias colocadoras de fondos previsionales, con las que tienen vínculos innegables, al igual de lo que hizo Pinochet en Chile!

III. Partido Sociedad Patriótica y Koumitang:

Pero no sólo es un explícito simpatizante del general Augusto Pinochet, al ubicarlo entre sus referentes o ejemplos, sino que son públicos sus nexos con el movimiento anticomunista del Koumitang, hoy radicado en Taiwan, mantenido por el acérrimo enemigo de Mao Tse Tung, el general Chang Kai Sek, entidad que contribuyó en forma decisiva, incluyendo algún financiamiento, para su campaña electoral, conforme lo reconoció en forma implícita en una entrevista formal de campaña, en el canal Ecuavisa (2 de Guayaquil y 8 de Quito), ante los periodistas Carlos Vera y Tania Tinoco.

En esos mismos días diario El Comercio de Quito, del lunes 16 de septiembre del 2002, pág. A2, presentó a la plana mayor de su partido Sociedad Patriótica cuando reconocía en cambio que “El partido tradicionalista de Taiwán, Koumitang, es su principal aliado”, aunque en esta vez alegaban que no recibían apoyo económico, y que este grupo “le ofreció asistencia técnica en caso de ganar las elecciones”. En este mismo reportaje titulado “Un líder rodeado de ex-militares” se indica que “el candidato se ha vinculado con el jet set político internacional” estableciendo los nuevos y quizá calculados nexos, al tenor de los acontecimientos posteriores, con Inacio da Silva, Lula, y Hugo Chávez.

Debe destacarse que el coronel Lucio Gutiérrez pocas semanas antes del inicio de la campaña electoral concurrió a un seminario sobre Seguridad y Desarrollo que se llevó a efecto en Taipei, capital de Taiwán, evento que duró cinco semanas. A su regreso en una entrevista televisiva reconoció sus simpatías por Chang Kai Sek. ¿Ausencia de formación y conocimiento político? ¿Fácil persuación? ¿Convencimiento nacido de una formación sistemática, origen de dicha invitación?

Es notoria pues, por propia confesión, la forma de pensar, las simpatías políticas, las inclinaciones ideológicas, los principales referentes y nexos partidarios de Lucio Gutiérrez. Ahora analicemos su conducta política y comparemos con el accionar y procedimientos del coronel bolivariano Hugo Chávez. Entonces comprenderemos el porqué manifestamos que en América Latina existe un coronel Chávez junto a su pueblo, y un coronel Antichávez lejos de los anhelos históricos de la colectividad que lo eligió y cerca, muy cerca, de los dictados de la administración Bush, de las transnacionales de EE. UU., del FMI y BM. Comprobemos lo que decimos. Comparemos pues lo que hace Hugo Chávez Frías y lo que realiza Lucio Gutiérrez Borbúa.

  1. Chávez y el Antichávez:

¿Por qué decimos que en América Latina existe un coronel Chávez y un coronel Anti-Chávez? Por las siguientes razones demostrativas de dos formas de pensar y de actuar:

  1. EN VENEZUELA PRETENDEN DESALOJAR DEL PODER A LA OLIGARQUIA, EN EL ECUADOR LA OLIGARQUÍA ES DEFENDIDA CON SUS MISMOS CUADROS DE LA BANCA EN EL GOBIERNO CENTRAL, DEJANDO INTOCADOS TODOS SUS PODERES Y PRIVILEGIOS:

Mientras el coronel Chávez emprendió en la lucha política percatado que en nuestros países existe un poder dictatorial terrible, reforzado por cúpulas cernidas de organismos militares y religiosos defensores permanentes del sistema a ultranza, y que radica en un triángulo feroz, conformado en primer lugar por los círculos oligárquicos y familiares de los pudientes de siempre encabezados por los grandes banqueros, en asocio, en segundo lugar, de los dueños de los grandes medios de comunicación audiovisual y escrita, que muchas veces son los mismos financistas, y, en tercer lugar, por las directivas de los partidos políticos tradicionales, quienes se someten al patrocinio y auspicio de los bancos y círculos mediáticos a cambio de, accediendo al poder, reciprocarles favores que se traducen en leyes a la medida y control o “servicios” de la administración de justicia, rehén de dichos círculos, motivo por el que Chávez arremetió con todo su vigor en contra de este andamiaje del poder tradicional constituído, apoyándose para ello en el respaldo del pueblo en las urnas; en el Ecuador, el nuevo régimen es cómplice conciente de todo este mismo andamiaje intocable para el, pues siguen manejando el país y todas las funciones del Estado.

En el Ecuador siguen las argollas o roscas de siempre manejando el país, y, como es costumbre, la batuta manejan los banqueros (encabezados ahora por Guillermo Lasso, Mauricio Pozo y Mario Canessa) y los aliados de los partidos tradicionales (PSC, DP, Conservadores y ex-FRA), dejando intocado el poder visible y la argolla de siempre en contra de la cual ha luchado el pueblo masivamente en todos los procesos electorales desde hace décadas y generaciones! ¡En el Ecuador no existe cambio alguno; están gobernando los mismos círculos reaccionarios de siempre; pero esta vez ganaron de la única manera que podían hacerlo: disfrazándose de candidatos de las “fuerzas alternativas”, de sustento de “avanzada” o “izquierdista”, embaucando al pueblo con la presencia de una dirigencia de barniz, entreguista, antipopular y antinacional, complaciente con las políticas del FMI y con los abiertos atentados a la soberanía nacional!

  1. EN VENEZUELA ROMPIMIENTO Y EN ECUADOR ALIANZA CON LOS PARTIDOS OLIGÁRQUICOS:

Dentro de la política interna mientras en Venezuela Hugo Chávez Frías se ha enfrentado en una guerra sin cuartel, desde antes de la primera campaña electoral, a los partidos políticos de la oligarquía llanera como es el caso del COPEI y la Acción Democrática, que se han sucedido por décadas en el poder, así como en contra dinosaurios de la política tradicional como Carlos Andrés Pérez; en el caso del Ecuador Lucio Gutiérrez Borbúa ha hecho alianza a todo nivel con el Partido Social Cristiano, de León Febres Cordero, con la Democracia Popular, de Jamil Mahauad, con el PRIAN, de Alvaro Noboa, y con toda la derecha más rancia a la que dijo en campaña que iba a combatir, conforme lo refrendaron en marzo, según las declaraciones de sus propios legisladores, que constan en El Universo del 25 de marzo del 2003, pág. 10A, donde anuncian ser parte de una reforzada mayoría. El máximo organismo jurídico, como es el Tribunal Constitucional, está en manos de Febres Cordero, merced a los votos de Sociedad Patriótica y su aliado Pachacútic. Ninguna reunión le produjo más júbilo a Gutiérrez que su cita con León Febres Cordero, a cuyas huestes le entregó la supervisión y control de los negocios del agua potable privatizada de Guayaquil, así como el manejo de la más grande empresa distribuidora de electricidad en el país, EMELEC, y cuyo gerente general es el cuñado de Jaime Nebot Saadi, Leonardo Borher Pons, a la vez presidente del Barcelona Sport Club.

  1. SOBERANIA EN VENEZUELA Y ANTISOBERANIA EN ECUADOR:

Pero no sólo en la política interna de cada país es la antítesis el presidente venezolano. Mientras Chávez está frontalmente opuesto al Plan Colombia y tiene prohibidos los vuelos de aviones militares extranjeros sobre el espacio aéreo de su Patria, en el Ecuador Gutiérrez está de acuerdo con la permanencia de la Base Aérea de Manta, incluso se ampliaría su uso al tenor de lo manifestado por voceros del régimen que, luego de la reunión de Lucio Gutiérrez con Collin Powell, en Washington, el 10 de febrero del 2003, indicaron que “se analiza la ampliación de la base militar estadounidense en la Base ecuatoriana”, según informa diario El Comercio del sábado 15 de febrero del 2003, pág. A3, donde se advierte que se permitiría una mayor presencia militar extranjera.

Aquella información se estaría plasmando en forma adicional, según se denunció en la mañana del lunes 26 de mayo del 2003, en el Informativo Nacional de canal 2 de Quito, donde el ex-alcalde de Quito y directivo de la Fundación Ecológica Natura, Econ. Roque Sevilla, denunció que Lucio Gutiérrez estaría negociando la entrega de la Isla Baltra, de las Galápagos, para otra base militar al servicio de las fuerzas armadas de los Estados Unidos pues, manifestó, “tengo conocimiento de que existen conversaciones entre Ecuador y EE. UU. para que se establezca la base”. Y dijo además que aquello le confimaron en la Cancillería del Ecuador al indicarle que, incluso, el embajador Patricio Zuquilanda, íntimo del presidente, está a cargo de este proyecto! La noticia también está en la primera página del diario La Hora, del martes 27 de mayo del 2003. Quienes han visitado la isla de Baltra siempre han contado que a pesar de haber transcurrido más de medio siglo de la culminación de la Segunda Guerra Mundial, cuando esa isla ya sirvió de base militar de EE. UU., todavía no se recuperaba de los profundos destrozos que ocasionaron sus ocupantes que prácticamente acabaron con la flora y fauna de la misma!

De seguirse configurando todo lo que se señala parecería que el país no eligió a un ecuatoriano para presidente, sino a alguien encargado de cumplir las peticiones de Washington. Estos actos no constituyen hechos al azar, sino que son meditados al detalle. Recordemos por ejemplo que Gutiérrez conoce a la perfección que el Acuerdo de entregar la Base “Eloy Alfaro” de Manta es inconstitucional, porque jamás lo aprobó el Congreso Nacional y nunca tuvo el informe previo del Tribunal Constitucional, como lo ordena la Carta Magna en sus arts. 161, 162, 171 -num. 12-, 272, 273, 275 y 276 -num. 5-. Tanto conoce de la ilegalidad e inconstitucionalidad de este Acuerdo que fué uno de los suscribientes de la demanda ante el Tribunal Constitucional, junto a su hermano Gilmar, conforme puede constatarse en la secretaría y archivo de este organismo.

Debe repararse además que en el Acuerdo de ocupación de la Base de Manta, suscrito por el régimen de Jamil Mahauad Witt, a través de su canciller Benjamín Ortíz Brennan, el 12 de noviembre de 1999, publicado en el Registro Oficial 340, del jueves 16 de diciembre de 1999, y defendido luego por Gustavo Noboa Bejarano, determina en su art. 19, que Ecuador renuncia a cualquier reclamo “por concepto de daño, pérdida o destrucción de bienes gubernamentales a consecuencia de actividades relacionadas con este Acuerdo, o por concepto de lesiones o muertes sufridas por el personal”! En este mismo absurdo e injurídico instrumento se le hace una concesión adicional e inaudita a las tropas extranjeras en la que nadie ha reparado en debida forma, y que obliga, en su art. 14, “A las naves que estén exclusivamente al servicio no comercial de los Estados Unidos, y que éstos posean u operen, se les otorgará en las Bases Navales Ecuatorianas el mismo trato que a las naves de la Armada Nacional del Ecuador.” ¿Cuáles son las naves de servicio “no comercial”? ¡Pues las militares! ¡Y a estas les permitirán utilizar todos los puertos navales de la República, como es el caso de Esmeraldas, Manta, Jaramijó, Guayaquil, Puerto Bolívar, Puerto Baquerizo Moreno (Galápagos) en el Océano Pacifíco, y Nuevo Rocafuerte y otros que se crearen en la Amazonía! ¡Esos son los hechos!

  1. POLITICA PETROLERA ANTAGÓNICA:

Existe otra diferencia entre los dos mandatarios, pues mientras el venezolano lucha por tomar todo el control de los hidrocarburos para su Patria y reforzar a la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP; en el caso ecuatoriano existe una política orientada a entregar los recursos naturales a manos de las multinacionales. Basta observar que este gobierno está descapitalizando en forma preconcebida a Petroecuador, al extremo que en los últimos tres meses le ha recortado más de 350 millones de dólares para anularle cualquier capacidad de prospección. exploración o explotación. Pero a la vez, de manera paralela, está promocionando contratos de asociación mediante el cual hasta el 80% de los recursos que se obtengan se llevarían los inversionistas privados, en similar forma a otras concesiones análogas, conforme se puede establecer en la información aparecida en diario El Comercio del jueves 17 de abril del 2003!

Estos mismos días ya se habla de que los campos petroleros más importantes del país irían a ese tipo de control, nos referimos a Shushufindi, Sacha, Auca, Libertador y Cononaco. Pero este objetivo es el mismo que no lo pudo plasmar otro régimen entreguista y así mismo peón del imperio, el de Jamil Mahauad. Al parecer lo que no pudo hacer Mahauad lo hará Lucio Gutiérrez. Esta aspiración de Jamil Mahauad, que entrañaba entregar alrededor de 170 mil barriles diarios, de estos campos petroleros a manos de las transnacionales, consta en diario El Universo, del viernes 30 de abril de 1999, pág. 16, 1ra. sección. ¡Por eso insistimos en decir que vivimos el mahauadismo sin Mahauad! Respecto a la predisposición del régimen de Lucio Gutiérrez de entregar las refinerías a manos particulares, conviene destacar que eso ya lo resolvió el Directorio Político de Petroecuador, de total control oficial, según lo publica con toda amplitud diario El Comercio, del viernes 11 de abril del 2003, pág. B1.

Estos hechos no hacen más que ratificar las declaraciones emitidas por Gutiérrez en Nueva York, a raíz de su visita oficial a EE. UU. por invitación de Bush, en febrero pasado, y que constan en El Comercio, del martes 11 de febrero del 2003, pág. 3A, donde define su conducta: “El presidente invitó a los inversionistas estadounidenses a colocar sus capitales en el sector petrolero ecuatoriano… Dijo que incluso algunos campos de propiedad de Petroecuador estarán disponibles para ser explotados… Esto es importante incluso para los EE. UU porque puede reducir la dependencia petrolera de Medio Oriente, aunque nuestro país sea un productor marginal de crudo.”

Diario Hoy, del sábado 15 de febrero del 2003, pág. A5, da cuenta a la vez que en EE. UU. se reunió con los representantes de la Exxon o Standard Oil de Nueva Jersey (la mayor responsable de la mutilación territorial del Ecuador en 1941-1942), la Chevron Texaco y la Occidental Petroleum Company, principal interesada en impulsar la construcción del Oleoducto de Crudos Pesados en el Ecuador, así como del desarrollo del llamado Plan Colombia.

En este sentido debemos no olvidar que en la primera fase del Plan Colombia se tiene previsto “limpiar” de insurgentes los departamentos del suroriente colombiano del Putumayo y el Caquetá, motivo central de las constantes fumigaciones con sustancias altamente corrosivas y defoliantes, que afectan a toda la población que vive en esa región, envenenando flora, fauna y ríos. La Occidental Petroleum Company se desespera por ocupar estos departamentos fronterizos con Ecuador, y poder extraer el petróleo a la brevedad, pues tiene su concesión, dada por Colombia, desde hace mucho tiempo atrás. Es imperioso, además, reparar que bajo las provincias de Sucumbíos, Napo y Orellana, así como de los departamentos colindantes colombianos del Putumayo y el Caquetá, existe una misma cuenca o estructura geológica llena de crudo, o “mar” de petróleo, al cual pretende tener acceso para usufructuar, desde el lado colombiano, la Occidental Petroleum Company! ¡Los intereses de las transnacionales son clarísimos!

No olvidemos tampoco que es esta compañía, que también dispone de concesiones en el Ecuador, la principal impulsora del Oleoducto de Crudos Pesados que parte desde el nororiente del Ecuador, desde la provincia de Sucumbíos y que va hasta el puerto también ecuatoriano de Esmeraldas. Para sacar el petróleo del Putumayo y del Caquetá tienen previsto construir un ramal hacia Lago Agrio, capital de Sucumbíos, con la finalidad de extraer el petróleo del suroriente de Colombia por el norte de un país que, como el Ecuador, no dispone de grupos alzados en armas, situación que garantizaría la libre extracción y transporte pacífico de crudo para las multinacionales norteamericanas!

Una de las razones por la que uniformados del Ecuador se oponen al Plan Colombia es que una vez explicado su papel en esta trama, ellos no están de acuerdo en ser utilizados para ayudar a limpiar el sur colombiano en función de que las compañías privadas norteamericanas de crudo extraigan este elemento sin inconvenientes y según sus particulares intereses. Es decir ya están enterados que buscarían cambiar sangre latinoamericana, en una lucha fratricida, para que, despejando de insurgentes el sur de Colombia, hagan negocio las multinacionales como la Occidental Petroleum Company!

Y esto no lo decimos de memoria. En las actas de la sesión del “Subcommittee of Criminal Justice, Drug Policy and Human Resources”, correspondiente al “Government Reform Committee”, del Congreso de los Estados Unidos, correspondiente al 15 de febrero del 2000, en sesión que se inicia a las 10h00, concurren entre otros invitados el general Barry R. McCaffrey, director de la Oficina Nacional Antidrogas, el general Charles Whilelm, jefe del Comando Sur del ejército de los EE. UU., el embajador Peter Romero, por el Departamento de Estado, Ana María Salazar, por el Departamento de Defensa, Morris Busby, embajador en Colombia desde 1989 a 1994, Ted McNamara, embajador en Colombia desde 1986 a 1989, y Lawrence Meriage, vicepresidente de la Occidental Petroleum Company. Previo al visto bueno de autorizar un gigantesco paquete de ayuda por 1.574 millones de dólares de un primer desembolso, interviene el último de los nombrados, el vicepresidente de la Occidental Petroleum Company, Lawrence Meriage, y él explica y justifica lo importantísimo de esta autorización porque esos fondos son indispensables “para recuperar el control del Putumayo, sin olvidar la zona de Santander al norte” e insiste en “los enormes intereses estratégicos y vitales en las zonas cercanas a la frontera del Ecuador” donde aspira a seguir operando el sector privado de los Estados Unidos, que pide sea defendido!

Ante la claridad y lógica de oponerse a cambiar sangre latinoamericana por petróleo y ganancias para las transnacionales, muchos ciudadanos ya percatados del trasfondo de este siniestro plan, empiezan a exigir que si tanto interés tiene EE. UU. y sus corporaciones en los hidrocarburos de Colombia, pues que metan sus tropas y dejen en paz a las ecuatorianas! Es el conocimiento de esta realidad la que va ganando espacio en la conciencia nacional para que el Ecuador declare su total neutralidad sobre el problema interno de Colombia y que, respetando el derecho a la autodeterminación de los pueblos, deje de ser un apéndice de los intereses imperiales de la Nueva Roma o Washington, pues cada vez es más notorio que en los hechos pretenden empujarnos, contra la voluntad nacional, a someternos a los designios fratricidas y criminales establecidos por el Pentágono y el secretario de Defensa Donald Rumsfeld!

Precisamente una de las varias desesperaciones del Departamento de Estado y de Bush para sacarle del poder a Hugo Chávez es que, sin él y sin el movimiento bolivariano en el poder, pretenderían involucrar a las fuerzas armadas de Venezuela en el Plan Colombia, primer paso de la estrategia imperial de largo alcance como es tomarse la principal fuente de agua dulce del planeta: la Amazonía!

Cabe destacar, por fín, que el propio presidente ejecutivo de Petroecuador del gobierno de Lucio Gutiérrez, el capitán  e ingeniero químico Guillermo Rosero, quien ocupaba la Subdirección del Centro de Investigaciones de la Escuela Politécnica del Ejército, ESPE, al relevo de Mahauad, denunció en El Comercio del domingo 8 de junio del 2003, pág. 2A, lo siguiente: “Soy separado por oponerme a que se privatice Petroecuador y se intente feriar el recurso que pertenece a cada uno de los ecuatorianos: el petróleo. No entiendo la actitud necia y tozuda del Ministro de Energía que pretende feriar los pozos, las instalaciones petroleras y las refinerías, a través de un nefasto, inconstitucional e ilegal contrato de asociación”, denunciando que el titular de este cartera de Estado, con tolerancia superior, pretende que el petróleo fiscal sea transportado por el privado y costoso Oleoducto de Crudos Pesados, OCP, cuando está semivacío el antiguo Sistema del Oleoducto Transecuatoriano, SOTE, de propiedad estatal, y cuyo costo de utilización es de sólo una quinta parte.

Pero eso tampoco es todo. El mismo diario, en la misma edición y página, en base a distintos testimonios, señala: “Dos días antes (del despido), Rosero, el Comandante de la Armada, el Gerente y el Jefe de Operaciones de la Flota Petrolera Ecuatoriana (Flopec), acordaron un plan conjunto que permitiría a Petroecuador eliminar la intermediación de la firma Trafigura en la importación de gas licuado de petróleo, y a Flopec, adquirir dos barcos para transporte y alije del combustible… Rosero dispuso la convocatoria a un concurso para la provisión del gas y el final de la relación con Trafigura (el contrato vence el 30 de junio del 2003), situación que según un asesor “significaba un ahorro de 30 por ciento para el Estado en el costo de importación de combustible”!

En esa misma fuente puede hallarse la inquietud del presidente ejecutivo “renunciado” de Petroecuador, quien se pregunta con incertidumbre el “porqué el presidente de la República está rodeado por la oligarquía”! Y allí, en la misma página, en lugar destacado, se ubican los nombres de los principales asesores del ministro del ramo, Carlos Arboleda, donde resaltan importantes ejecutivos y públicos defensores de los intereses de las empresas privadas de crudo y ex altos funcionarios de regímenes de extrema derecha, como es el caso de Fernando Saltos Alvite, ex ministro de Recursos Naturales del gobierno de León Febres Cordero Rivadeneyra. Como se deduce de los hechos, el plan de copamiento es inexorable y sistemático. ¡El siguiente previsible paso es la pretensión de expulsar de las plantillas laborales a todos los dirigentes opuestos a las privatizaciones, más aún cuando han denunciado que los contratos de asociación de los pozos más rentables del país significarían una pérdida de once mil millones de dólares en veinte años, de consumarse las refridas pretensiones antinacionales! ¿Resultan en especial muy “molestosos” algunos dirigentes sindicales del sector petrolero? Por supuesto, más aún cuando descubren que los proyectos de resoluciones, regulaciones y reglamentaciones del Ministerio de Energía y Minas, en el gobierno de Lucio Gutiérrez, son elaborados en los mismos estudios jurídicos encargados de defender a las compañías particulares nacionales y extranjeras!

Mientras en Venezuela su gobierno popular lucha con toda intensidad, a brazo partido, para no perder el patrimonio social y nacional de los hidrocarburos, en el Ecuador las fauces voraces de las transnacionales están abiertas a plenitud, a la espera del desprendimiento provocado de exquisitos manjares que, para el pueblo, en contrapartida, son sinónimo de mayor pobreza y angustia de una nación famélica y desesperanzada, que enrumba a millones de seres humanos, en anhelante lucha por su sobreviviencia, por los más distantes e ignotos confines del planeta a sabiendas que serán segregados! ¡Qué dolor! ¡Uno de los países más ricos del orbe tiene a millones de sus hijos mendigando un trabajo y un pedazo de pan en patrias lejanas, extrañas, y a veces hostiles, y todo ello por culpa de una oligarquía voraz y codiciosa, criminal e inhumana, indigna hasta de los patíbulos para no infamarlos!

  1. CHÁVEZ ANTINEOLIBERAL, GUTIÉRREZ NEOLIBERAL:

Mientras el coronel Hugo Chávez es un tenaz y decidido opositor de las políticas del Fondo Monetario Internacional, FMI, y del Banco Mundial, BM, porque conoce que son políticas genocidas y debilitadoras al máximo de la capacidad biológica de la población a la que se somete al hambre y a la miseria; el coronel Lucio Gutiérrez descargó un terrible paquetazo en contra del pueblo ecuatoriano “sugerido” por el FMI a las pocas horas de haber asumido el poder y luego de haber jurado en campaña que eso no lo haría porque equivaldría a pretender apagar un incendio con gasolina! Era el mismo paquetazo o conjunto de dictados que el FMI quiso que lo suscribiera el régimen de Gustavo Noboa Bejarano y que se negó a firmar como Carta de Intención en noviembre del 2002, porque entrañaba no sólo la reducción de la masa salarial para los trabajadores de todo el Ecuador, sino que determinaba el alza de los derivados del petróleo, del gas, el envío a la casa a incontables servidores públicos entre otros aspectos, situación que le hubiese acarreado un mayor desgaste político.

Pero este mismo documento elaborado en Washington fué suscrito con un texto en inglés (idioma que no domina el presidente), y sin hacer la menor reparación a los dictados impuestos. Aceptaron de rodillas sin hacer la menor observación, con el único objetivo de favorecer a los tenedores de papeles de la deuda externa, entre los cuales siempre se ha denunciado están banqueros del propio país, presentes por lo demás en todos los gabinetes, sin excepción. La posición de Lucio Gutiérrez sobre esta Carta de Intención, suscrita en un idioma que no domina, el 10 de febrero del 2003, y que recién fué traducido varios días después, consta en diario El Universo del sábado 18 de enero del 2003, pág. 4A, donde señaló: “Estamos muy optimistas en no solo batir (un) record nacional sino mundial en llegar a un acuerdo con el FMI” dijo Gutiérrez en la Gobernación del Guayas.” ¡Que increíble desesperación por postrarse ante el FMI, recibir una palmadita de Washington, y correr en la misma ruta irreflexible que destruyó la economía argentina y de tantísimos otros países!

  1. ANTIDOLARIZACION Y DOLARIZACION:

Otra diferencia es que mientras Hugo Chávez defiende la soberanía económica de su país como única forma de proteger su aparato productivo; Lucio Gutiérrez, de la mano de los mismos banqueros que han manejado el país durante más de veinte años, con regímenes llamados de centro o centroizquierda (socialdemócratas) pero neoliberales en esencia, defiende una dolarización y otras medidas que ya ha quebrado decenas de miles de empresas cada año y ha multiplicado los migrantes al extremo de convertir al Ecuador en la República del mayor porcentaje de migrantes en el mundo en el último lustro, con más de dos millones de ausentes sólo en este lapso! ¡Las fábricas van a reinstalarse en los países vecinos, para abaratar costos, y los productos de fuera arrasan en precios a los confeccionados en el Ecuador! ¡Aquí, con una economía dolarizada, se hacen préstamos entre el 18 al 24%, paralizando toda iniciativa productiva! ¡Lucio Gutiérrez con su política diseñada en Washington y conducido por los mismos banqueros que colaboraron con Mahauad y Noboa Bejarano está llevando al colapso al Ecuador!

  1. CHAVEZ ANTI ALCA, GUTIÉRREZ PRO ALCA:

Mientras Hugo Chávez es partidario de integrar las naciones latinoamericanas o cuando menos a nivel de Sudamérica, antes de ir a ninguna otra integración, y mantiene firmes razones en contra del ALCA, la posición de Lucio Gutiérres es absolutamente distinta. Respecto al Area de Libre Comercio de las Américas, ALCA, Gutiérrez ha expresado su decidida disposición de integrar al Ecuador al mismo, conforme quedó establecido con absoluta claridad el 31 de octubre del 2002, antes de la segunda vuelta electoral, cuando en Nueva York, en una reunión organizada por la Ecuadorian American Association, en la que habían personajes de las finanzas y el gobierno de EE. UU., a pesar de las previsibles restricciones, ingresó la corresponsal de El Comercio, Olga Imbaquingo, y quien publicó en la edición del viernes 1 de noviembre del 2002, pág. A3, el mensaje y compromiso de Lucio Gutiérrez ante este auditorio:

“Para el mundo de las finanzas y las inversiones escuchar de su propia boca que mantendrá la dolarización y la fortelecerá, que respetará los acuerdos ya firmados y los que él firme, que trabajará para que el Ecuador ingrese rápidamente al ALCA, “porque abrirse de ella sería un suicidio”, que el petróleo y la energía eléctrica están esperando capitales… para algunos, como el ex-embajador de Estados Unidos, Peter Romero, dejó más confianzas y optimismos. “Fué un mensaje positivo con reacción positiva. Lo veo que en su forma de expresarse se parece mucho al Presidente de Colombia”…”

Pero su predisposición y compromiso para incorporar al país al ALCA no quedó sólo en esta declaración, sino que nombró de ministra de Comercio Exterior a la embajadora de Ecuador en los EE. UU. durante la gestión de Jamil Mahauad, la egresada de Harvard Ivonne Baki, y quien, como candidata a la presidencia, en la campaña electoral última parecía la más fiel vocera de los intereses de George W. Bush y de las transnacionales, en todas las propuestas que hoy están aplicándose con el régimen de Lucio Gutiérrez.

  1. EN VENEZUELA EXISTE SOBERANÍA, EN EL ECUADOR TOTAL CONTROL EXTRANJERO!

Mientras el coronel Hugo Chávez impide la injerencia extranjera en su Patria, defendiendo la soberanía nacional de su país, en el Ecuador los extraños hacen lo que les da la gana, con el beneplácito de los gobernantes de turno! El actual gobierno, del mismo modo que los anteriores, no sólo que va a defender la dolarización que ha significado el despojo de nuestra propia moneda, sino que acude ante el FMI para que éste le apruebe sus gastos y le determine los ingresos que debe recaudar con las alzas de los combustibles, servicios básicos, impuestos, cobros de educación y salud, y demás medidas decididas fuera del país! Tampoco eso es todo: el director gerente del FMI Hörst Köhler, y sus técnicos dan el visto bueno para que el presupuesto del Estado sea conocido en el Congreso Nacional; la subdirectora del FMI, Anne Krueger, nos revisa los datos y documentos internos de la economía y las recaudaciones, inspeccionando la posibilidad de continuar o no con la dolarización y el merecimiento de algún préstamo; la embajadora de EE. UU. Kristie Kenney inspecciona y califica con sus opiniones, de manera personal, nuestra frontera norte, como no se atreve a hacerlo ningún otro embajador acreditado en nuestro país; el general norteamericano James Hill revisa nuestras tropas de la región amazónica en octubre del 2002 y en marzo del 2003 y emite sus consejos y opiniones; el secretario del Tesoro de EE. UU., John Snow, nos visita para recordarnos que debemos pagar la deuda externa y que debe existir disciplina fiscal para ahorrando poder seguir pagando esa misma deuda externa que debería ser auditada cuando alguna vez aparezcan autoridades patrióticas, estableciendo lo que en verdad ha llegado al país como crédito y se ha utilizado en forma honorable, y lo que ha sido motivo de atraco conjunto de prestamistas y gestionadores de nuevos créditos! Todo el país conoce el cambio en condiciones fraudulentas de los bonos brady por los bonos global, llevado a efecto en el año 2000, situación que no impide que el actual régimen siga pagando “obligaciones” adquiridas en dolosas circunstancias y que se acercan al tercio total de las “deudas! ¿Cuándo podremos manejarnos como país soberano y libre, con un gobierno autónomo, capaz de autoregularnos sin tutelaje extranjero?

  1. RESPETUOSO E IRRESPETUOSO DE LO OFRECIDO AL PUEBLO:

El 11 de abril del 2002, a raíz del golpe en contra del coronel Hugo Chávez Frías, legítimo presidente de Venezuela, en entrevista para varios medios de comunicación, Gutiérrez señaló que eso había acontecido porque el líder venezolano no escuchó ni hacía lo que deseaba su pueblo, y que a él no lo podían confundir con Hugo Chávez, sin imaginar jamás que en menos de 48 horas de sus declaraciones el dirigente bolivariano estaría de regreso al sillón presidencial por exigencia de las muchedumbres irredentas multitudinariamente presentes en las calles de Caracas y otras ciudades llaneras! Para empezar, Chávez demostró que es un hombre de palabra y que no es un embustero ni ha incumplido su promesa de que no defraudaría a su pueblo, y que lo protegería de la voracidad del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, así como que desarrollaría una política de soberanía y decoro nacional. La comunidad venezolana aplicó el viejo adagio: “Amor con amor se paga y desdén con desdén también”! Por eso, cuando la oligarquía y el Departamento de Estado lo agredieron -para robarle el poder al soberano-, el pueblo llanero fué recíproco con él. Sobre la conducta de Gutiérrez respecto a las imposiciones del Fondo Monetario Internacional ésta es pública: ¡Un entreguismo total!

Alguien podría decir que Lucio Gutiérrez, sin embargo, ha hecho dos cosas significativas: Autorizar la construcción por parte de Hidropaute S. A., de propiedad estatal, de la presa de Mazar y, en segundo lugar, el nombramiento de Wilma Salgado como Gerente de la Agencia de Garantía de Depósitos, AGD, sobre lo cual caben dos reflexiones. La primera: Es evidente que entre la propuesta del Consorcio Unión Fenosa-Cobra Omega Port por construir esa presa en 520 millones de dólares, donde gran parte de los recursos debería egresar el “aliado forzoso” como pretendían convertir a Hidropaute S. A.; y encargar a ésta la construcción de la misma obra pero ofertada por sus técnicos en un costo de 362 millones de dólares, conforme lo exigían todos los consejos provinciales y municipios de Azuay, Cañar y Morona Santiago, en Asamblea conjunta (Ver el Mercurio, de Cuenca, del 25 y 26 de enero del 2003, y con la advertencia de eventuales medidas de hecho en caso de adoptarse una decisión en contra de los intereses fiscales), no existe posibilidad de equivocación!

En cuanto a los empeños de la Econ. Wilma Salgado por cobrar deudas de elementos morosos con la banca, ahora endosada al Estado, debe quedar claro que el mérito es de esta funcionaria a la que durante varios días se obstruyó en forma pública y escandalosa su nombramiento desde el propio Ministerio de Finanzas, luego de haberse anunciado en forma pública el mismo a petición de Pachacútic, en ningún caso de Sociedad Patriótica. Más todavía debe destacarse que la misma gerente de la AGD, en diario El Universo del viernes 6 de junio del 2003, 1ra. página, se quejaba que “el Gobierno no le ha dado su apoyo en el proceso de coactiva que inició la entidad contra los deudores de los bancos cerrados” lamentando que “el presidente de la República, coronel Lucio Gutiérrez, no se ha interesado en el proceso ni se ha comunicado con ella para conocer cómo avanza la recuperación de la cartera”! Esta situación evidencia la conducta del régimen que sólo iría cambiando cuando sectores de la ciudadanía respaldaban la gestión de esta diligente funcionaria! ¡Antes de ello, las palabras de queja de la Econ. Wilma Salgado son reveladoras al máximo! ¡Y si tiene éxito la gestión de la AGD es casi seguro que el mandatario dirá que entregó todo su aporte para ver si de ese modo cosecha en siembra ajena y luego de boicotear sus empeños!

Por otra parte, según también lo ha destacado la prensa, la Econ. Salgado solicitó recursos para los gastos operativos de la AGD (que debe contratar desde abogados para que se encarguen de impulsar las acciones legales); pero esos fondos tampoco llegaban hasta inicios de junio del 2003 -según lo indica la propia prensa-, en tanto se destinó en esos mismos días 8 veces más de lo solicitado por la AGD para comprar un avión nuevo para la presidencia de la República! De otro lado, está muy bien cobrar a los morosos con total apego a la ley; pero cabe preguntar: ¿quién cobra a los banqueros dueños de los bancos cuyos nombres y apellidos no constan en los listados de deudores de la AGD? Reparemos que el monto total de los fondos de los depositantes evaporados en el sistema bancario del Ecuador se estiman en más de cinco mil millones de dólares, dinero que se devolvió a los depositantes imprimiendo toneladas de papel sobre todo en el año 1999, hasta pretender cubrir estas prácticas decretando la dolarización, sin que los banqueros acogidos al “salvataje” hubiesen devuelto los recursos “evaporados”!

De ellos, como simples datos a recordar para luego comparar, tenemos que “las pérdidas totales del Filanbanco serían de 1.800 millones de dólares, la ejecución del Fideicomiso AGD -bienes de sus antiguos dueños- cubriría apenas el 6% de lo que ha perdido el país”, según publicaba la revista Vistazo nro. 788, de junio 15 del 2000, pág. 14. Pero esa cifra no es la única llamativa y digna de rememorar: “… una auditoria penal que realizó un equipo multidisciplinario (al Banco del Progreso) halló un déficit financiero por unos 1.400 millones de dólares…”, según Vistazo nro. 813, del 5 de julio del 2001, pág. 31. Es decir que, según los datos aludidos, entre estas dos entidades financieras, Filanbanco y Progreso, que hasta antes del “salvataje” eran manejados por los Isaías y Aspiazu, se “evaporaron” 3.200 millones de dólares! Vuelve entonces la pertinencia de la pregunta ¿Quién cobrará a los banqueros más aún si sus nombres no constan en los listados de la AGD? Por ello decimos que está muy bien que se cobre a todo deudor, más aún a los reticentes por sus contactos y padrinazgos predecibles, como pretende hacer la Econ. Wilma Salgado, a pesar del poco apoyo de un régimen conducido por los mismos banqueros pero siempre listo para, ante los medios de comunicación, encabalgarse en méritos ajenos sobre todo cuando las olas se elevan pero por esfuerzo ajeno!

Pero lo más importante, o tan importante, es saber los métodos que aplicaría el régimen de Lucio Gutiérrez con los accionistas o dueños de los bancos que se autoprestaron gran parte de los recursos encargados a su custodia por parte de ahorristas y cuentacorrentistas en los llamados créditos vinculados y en las transferencias dudosas de fondos a las sucursales “off shore”, de las Bahamas y El Caribe, y cuyo monto se ha calculado en más de 5.000 millones de dólares! Por supuesto que el régimen de Lucio Gutiérrez tiene tiempo; pero estemos atentos a sus faenas para recuperar el monto total del salvataje bancario en donde, como es público y notorio, no existe ninguna acción, más aún cuando el timón gubernamental está en manos de los mismos circulos bancarios! Ese es, empero, el panorama actual de las cobranzas, cuando la AGD intentaría recuperar en el mejor de los casos, unos 800 millones de dólares de los 5.000 millones “evaporados”! ¿Puede decirse que existen importantes motivos para el optimismo cuando los nombres de los banqueros “magos” y “mandrakes”, los verdaderos grandes desaparecedores de recursos, no constan en las listas de la AGD, en donde por supuesto ninguna responsabilidad tiene la Econ. Wilma Salgado? ¡Estaremos pues atentos al trato que se brindará a los tiburones de aguas profundas!

  1. VISITA CORDIAL Y DESCORTESÍA PÚBLICA:

Cuando el 29 de noviembre del 2002 llegaron a Quito Fidel Castro y Hugo Chávez, para la inauguración de la Capilla del Hombre, obra cumbre del difunto pintor Oswaldo Guayasamín, fué pública y notoria su evidente y evasiva maniobra para no coincidir con ellos; Gutiérrez prefirió visitar en Bogotá al mandatario Alvaro Uribe, acusado de favorecer a los grupos paramilitares de su país, quien le envió su avión para su traslado, conforme lo destacó la prensa del Ecuador, y según se puede constatar en el diario Expreso de Guayaquil, del mismo día del viaje, esto es del viernes 29 de noviembre del 2002, pág. 2A. Esquivar una visita de dos dirigentes amados y respetados por sus pueblos y defensores de la soberanía nacional de los países latinoamericanos, dejándoles con las manos fraternas extendidas, negándose a actuar como un huésped respetuoso y hospitalario como es el ciudadano ecuatoriano común, es una villanía mayúscula e imperdonable, y peor todavía cuando el móvil era el ánimo apocado de no desagradar al amo del norte!

  1. CHÁVEZ PROCUBA. GUTIÉRREZ ANTICUBA:

El domingo 27 de abril del 2003, en el programa “Cero Tolerancia” del mismo periodista Carlos Vera, en Ecuavisa, al ser preguntado Lucio Gutiérrez sobre Fidel Castro él lo identificó como violador de los derechos humanos. Es decir que sus puntos de vista son opuestos y excluyentes en forma diametral, a los criterios y conceptos del coronel venezolano Hugo Chávez. Debemos tomar en cuenta que el presidente boliviariano ha sido un decidido defensor del pueblo de Cuba, cercado por más de cuarenta años por las camarillas que se han turnado en Washington; Chávez se ha conducido como un ciudadano latinoamericano de honor en su ayuda solidaria con Cuba facilitándole el petróleo que necesita la hermana nación del Caribe, en medida fraternal que ha enfurecido a la mafia guerrerista de Washington empeñada en asfixiar a la Patria de José Martí. Y no ha sido ése su único gesto fraternal. En todos los organismos internacionales la Venezuela bolivariana ha sido firme y leal hermana de la Cuba soberana y socialista. ¡Esa es la única conducta consecuente que hubiese ordenado, estando presente, el libertador Simón Bolívar! ¡En ningún caso escondiéndose en los brazos de Uribe y condenando a Cuba para recibir una sonrisa de aprobación del señor Bush!

  1. CHAVEZ LEJOS DE BUSH, GUTIÉRREZ CERCA DE BUSH:

Pero existe otra enorme diferencia entre el coronel Chávez venezolano y el Anti-Chávez ecuatoriano, pues mientras el primero no se deja mandar por el presidente George W. Bush y sus cortesanos, ni le rinde honores -porque sabe lo que representa-, el segundo, luego de su entrevista en Washington, el 11 de febrero del 2003, exclamó por boca propia: “Hemos salido muy optimistas de la conversación con el Presidente de EE. UU. Le hemos dicho que queremos convertirnos en el mejor aliado y amigo de los EE. UU. en la lucha por la paz del mundo, por fortalecer la democracia, por reducir la pobreza, por combatir al narcotráfico y por acabar con otra lacra, el terrorismo.” (El Comercio, miércoles 12 de febrero del 2003. pág. 3A. 1ra. columna.).

¡Es evidente y recontra conocido que tras la supuesta lucha en contra del narcotráfico y el terrorismo se ha escondido por décadas el afán encubridor de Washington por infiltrarse y apoderarse de los recursos naturales de nuestras naciones para colocarlas al servicio y propiedad de las grandes multinacionales! No debemos olvidar, a propósito de la supuesta lucha contra el terrorismo, que Osama Bin Laden y Saddam Hussein, hoy vilipendiados por Washington, fueron estrechos colaboradores de su política y de la CIA; y que si existe el narcotráfico es porque hay millones de consumidores en países como los propios EE. UU., donde casi nada se hace para solucionar la raíz de este problema como es el consumo y mercado garantizado, más aún cuando los precursores para la elaboración de drogas se fabrican e importan desde los propios EE. UU.! ¡Es a la dirección político-económica de este país al que no le interesa que desaparezca la justificación para meterse militarmente en nuestros países! ¡Esa es la garantía, para ellos, de la devastación de nuestros recursos naturales! Caso contrario ¿con qué motivo ingresarían sus tropas a nuestros países, sin un pretexto aunque sea inventado?

Debemos anotar, para conocimiento público nacional e internacional, que luego que el jueves 16 de abril del 2003, el represivo comandante de la Policía, ex-jefe del tenebroso SIC-10 de los homicidas tiempos de Febres Cordero, general Edgar Vaca Vinueza, denunció la existencia de un supuesto atentado en contra de la vida del presidente Lucio Gutiérrez, en fantástica versión basada en un pasquín de dudoso origen, pues nadie sabe quien lo escribió, y que no le creyó la absoluta mayoría de ciudadanos, el vocero de la embajada de los EE. UU. Scott Rauland (según publica diario El Universo, del miércoles 16 de abril, pág. 4A), afirmó “que la colaboración de su país no se limitaría a la investigación, sino a la propia seguridad de Gutiérrez, si lo pide el Mandatario.”

“Rauland -continuando en el juego de las declaraciones concertadas- dijo sentirse preocupado y consideró que detrás del presunto plan para atentar contra el Mandatario estarían grupos terroristas de la región”! Y agregó: “Es preocupante este tipo de acción, muestra otra vez que tenemos problemas grandes con terrorismo no solo en Medio Oriente sino en este hemisferio.” Estas declaraciones, encaminadas a “demostrar” que si existe un “terrorismo” que se presenta sobre todo en la mente de este funcionario de los EE. UU., las hizo cuando acompañaba a la embajadora Kristie Kenney quien, según el diario, “mantuvo en (el palacio de) Carondelet, un encuentro privado con el presidente Lucio Gutiérrez”.

 

¡Salta a la vista que jamás iría una delegación oficial de EE. UU. para ofrecer velar por la seguridad personal del presidente bolivariano Hugo Chávez Frías! ¡Se evidencia pues que en América Latina existe un coronel Chávez, nacionalista, latinoamericanista, bolivariano y solidario; y su antítesis, un coronel Antichávez, pronorteamericano y favorable a su política colonialista y de claro apoyo a sus multinacionales! Empero de ello, los oficiales y miembros de tropa del Ecuador saben que Simón Bolívar en carta al coronel Patricio Campbell, escrita desde Guayaquil el 5 de agosto de 1829, le predijo en forma profética que “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad.”

  1. CHAVEZ, GUTIERREZ Y CONFLICTO INTERNO DE COLOMBIA:

Chávez comprendió desde el inicio que los grupos insurgentes jamás han sido ningún problema para sus vecinos, pues la guerrilla nació en Colombia en 1948 a raíz del asesinato del candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán, y jamás se han metido o creado problemas en Venezuela, Brasil, Perú o Ecuador; avisoró además que los elementos alzados en armas nunca generaron conflicto alguno en territorio nacional ajeno. En este sentido, con la comprensión de este proceso histórico y sociopolítico, la conducta internacional de Venezuela ha sido inalterable en el respeto a la autodeterminación del pueblo colombiano.

Eso, sin embargo, no lo entiende el actual régimen del Ecuador. Aquí se trata de hacer creer de manera forzada que los problemas internos de Colombia son los nuestros y que “se está derramando la violencia”, y esa es una enorme mentira. Diario El Comercio, del domingo 30 de enero del 2000, en su pág. A3, en un amplio reportaje, meses después del Acuerdo Mahauad-Fujimori, da cuenta de todo lo que ha pasado hasta entonces en la zona, y transcribe lo siguiente: “Según Luis Castro, comandante del Batallón Galo Molina, más de 800 efectivos se encargan de evitar la infiltración de las guerrillas. “Hasta el momento ningún grupo armado ha pisado suelo ecuatoriano”.” Esa situación en gran medida no ha cambiado pues no han existido detenciones de algún grupo insurgente. Se ha detenido a sospechosos; y eso lo recoge la prensa. Nunca existieron problemas en los países vecinos. Pero ahora cuando varios sectores proceden como piezas del ajedrez norteamericano, el asunto está por verse. En todo caso a nosotros como Ecuador, no nos interesa la violencia, y muy mal hacen los que desean involucrarnos en base a mentiras o a desinformación.

En los últimos meses han habido algunos casos de violencia y hasta de secuestros en la frontera, pero todos los casos esclarecidos han demostrado que su autoría ha sido de origen delincuencial y de grupos de derecha! Pero esto último callan y en forma maliciosa se pretende crear animadversión contra grupos insurgentes que han ejercido el control en la parte Sur de Colombia, dentro de sus fronteras, en cuando menos diez años, y nunca han generado problema alguno a nuestro país! ¡Pero las declaraciones sesgadas y preparatorias para otros fines se las hace al máximo nivel! Incluso cuando se alegó que habían capturado a activistas de unas llamadas Fuerzas Armadas Revolucionarias del Ecuador, FARE, aliadas supuestas de las FARC, a quienes se pretendía inculpar de ser “responsables de actos de terror”, estos elementos capturados resultaron ser miembros de inteligencia militar del Ecuador, según sus propios capturadores de la Policía Nacional, conforme lo publica diario El Universo, del domingo 11 de febrero del 2001, pág. 3A, y donde los supuestos colocadores de artefactos y propagandistas de las FARE son el sargento primero Byron Humberto Flores, y los soldados Edgar Gualán Malán y Luis Ernesto Chicaiza, quienes en sus declaraciones reconocieron que “cumplían órdenes superiores”! ¡Esos son los hechos sobre los que se pretende hechar un manto de disimulo!

¡Existen muchos interesados en fomentar el Plan Colombia que es sobre todo un plan militar y que consumirá 7.500 millones de dólares, y donde gran parte de dicho monto se irá, “mordidas” o “comisiones” de por medio, en armas compradas en EE. UU. para lo cual, además, Colombia deberá endeudarse en 4.000 millones de dólares! El famoso escritor e investigador colombiano Germán Castro Caycedo repara que “El Poder ve en la beligerancia su negocio más rentable”, y cuenta, aparte que en Colombia existen 22 millones de pobres absolutos -de los 40 que hacen el total-, que en una sola compra de aviones los militares colombianos pretendieron birlar 234 millones de dólares! (El Comercio, domingo 1 de junio del 2003, pág. C10).

En este sentido preguntaremos una y otra vez: ¿Qué papel jugamos los ecuatorianos en este plan organizado por el Pentágono y el Departamento de Estado para favorecer a sus transnacionales, sobre todo de hidrocarburos? ¿Qué ganamos al ser parte obediente y sometida, alfiles de juego extraño, de un plan elaborado en Washington en función de los exclusivos intereses de sus transnacionales? ¿Dónde ha quedado nuestra soberanía e interés nacional? ¿A quien se le ocurre cambiar sangre de nuestros soldados por hidrocarburos para la Occidental Petroleum Company? ¡Menos de diez personas están involucrando al Ecuador en una guerra ajena! ¿Alguien cree que habrá hecho el servicio militar un Durán Ballén, un Febres Cordero, un Nebot, un Moeller, un Mahauad, y que irían además a la línea de frontera, o más allá, al enfrentamiento bélico, si el plan preconcebido los empuja a ese acatamiento, y en el cual cada vez en forma más explícita está de acuerdo el coronel Lucio Gutiérrez, conforme ya lo admitió ante diarios colombianos del 22 de mayo del 2003?

No olvidemos además que el Plan Colombia se lo viene aplicando en forma subrepticia desde hace años. En el Ecuador se ha producido un control armado a todo nivel; se calcula que sólo las guardias privadas llegan a tener cerca de cincuenta mil elementos como consecuencia de una exacerbada situación delictiva, que por cierto ha crecido a causa de la crisis social y económica derivada de las políticas de la oligarquía entreguista y el FMI, pero no en los niveles de quienes han planificado el control represivo total de la sociedad ecuatoriana, al magnificar de modo superlativo y en forma estudiada los motivos que justifiquen el control de fuerza sobre todos los habitantes, una verdadera “policialización” de toda la sociedad! Los únicos puestos de trabajo planificados para el cuatrienio próximo es el ingreso de 6.000 policías por año o alrededor de veinte mil conscriptos también por año. Los dirigentes populares y militantes de base deben abrir los ojos por su propia cuenta y analizar las conductas de sus dirigencias que, por turno, levantaban los brazos de elementos de derecha, convocando a que el pueblo vote por ellos, porque estos eran la “opción popular”! ¡Y así, una vez más, ganó la derecha disfrazándose de “izquierda”, con el acolitamiento de sus propios máximos dirigentes, verdadera gavilla de farsantes que deberían ser retirados por cómplices del mayor embuste social de los últimos años! ¿Desde cuándo los borregos al servicio de la oligarquía deben encabezar y dirigir a los tigres hambrientos del pueblo sufrido y atormentado?

  1. VENEZUELA RESPETA AUTODETERMINACIÓN DE COLOMBIA MIENTRAS ECUADOR SE SOMETE AL PLAN DE RUMSFELD:

Debe repararse que mientras el presidente de Venezuela Hugo Chávez se niega a convertir a su país en un alfil de la política yanqui, nosotros, más allá de lo que dicen las palabras oficiales, ya somos parte del Plan Colombia en los términos propuestos por el secretario de Defensa de EE. UU. Donald Rumsfeld. Recordemos que en una entrevista que brindó la ministra de Defensa de Colombia Martha Lucía Ramírez, hermana del Opus Dei y egresada de Harvard al igual que Uribe, con motivo del cambio de gobierno en el Ecuador, y que está publicada en diario El Universo del sábado 18 de enero del 2003, pág. 16A, ante la pregunta “¿Es verdad que EE. UU. propuso a los gobiernos de la región la creación de un cordón “antiterrorista” para interceptar naves que trafiquen drogas, armas o personas?” Ella responde “Fue una propuesta del secretario de Defensa de EE. UU., Donald Rumsfeld, y que nosotros hemos apoyado, porque creemos que la lucha contra el narcotráfico debe ser conjunta.”

No hace falta reparar que tras la supuesta lucha contra el “narcotráfico” se esconde el control militar de los Estados Unidos sobre nuestros países. Y que esta aspiración de Rumsfeld ya se cumple en nuestro país, pues está en marcha, en contra de lo que se dice de labios para fuera, un sistema de interdicción total a nivel marítimo, aéreo y terrestre, según un decreto secreto suscrito por el presidente Lucio Gutiérrez el 7 de abril y que está publicado en el Registro Oficial Reservado del pasado 15 de abril del 2003, conforme lo publica diario El Universo del sábado 3 de mayo del 2003. pág. 5A, donde en las zonas fronterizas, “en un espacio terrestre de 20 kilómetros hacia el interior del país, desde el límite político internacional, y el espacio marítimo de 10 millas naúticas, medidas desde el límite marítimo”. (Cada milla marítima es de 1.832 metros.). Y dice en forma textual el mismo diario: “Las zonas fronterizas y áreas reservadas que constan en el decreto, como las refinerías, sistemas de represas y embalses, etc., se incluirán en el Plan de Guerra de las Fuerzas Armadas, como factores estratégicos de defensa.”

Según el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Oswaldo Jarrín, que da la información, “el ejército, la marina y la FAE tienen la facultad de imponer, temporal o permenentemente restricciones a las labores, actividades o acciones de personas que afecten la seguridad nacional.” Y dice: “Respecto al espacio aéreo Jarrín señaló que las “Areas prohibidas” corresponden al espacio definido sobre el territorio y las aguas jurisdiccionales, dentro de la cual están prohibidos vuelos sin la correspondiente autorización.”

“Anunció que las unidades de frontera serán reforzadas con la dotación de 100 jeeps, 30 camiones y helicópteros (no dió números), por lo que ahora pasarán a ser unidades motorizadas. También señaló que las FF. AA. coordinarán con el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), la elaboración de un nuevo levantamiento informativo sobre las personas que habitan en la franja de 20 kms. declaradas como “Zonas reservadas”. ¿No era esto precisamente a lo que se refería la ministra de Defensa de Colombia Martha Lucía Ramírez en dicha entrevista, reforzada luego por la petición de Uribe en el sentido de “no tener recelo al ingrediente militar”? ¡Este es el añorado “blindaje de la frontera” que pedía EE. UU., y para lo cual viajó el jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de EE. UU. desde tiempo atrás, el general James Hill, y en el que tanto insistía Alvaro Uribe!

De esta manera se va plasmando el viejo proyecto militar del plan “Yunque y martillo” de EE. UU., donde la frontera del Ecuador debería ser el yunque sobre el cual deberían golpear o “hacer sánduche” a las fuerzas insurgentes de Colombia; cuando lo lógico habría sido que Colombia resuelva en forma interna sus problemas sin utilizar a las fuerzas aramadas de sus países vecinos. De este modo actuarían dos ejércitos: el de Ecuador y el de Colombia, y todo ello con la entusiasta complacencia de Gutiérrez, quien sólo aspira a enraizarse en el poder y gozar del mismo el mayor tiempo posible con la protección del régimen Bush y de la mano de la embajada americana! ¡Todo ello, en base a las percepciones que se brindan, al precio que sea, aún involucrando en una aventura sangrienta a nuestro país! ¿No se nos está empleando de la misma manera que hicieron con Camboya o Laos respecto a la guerra de Vietnam?

En este caso se evidencia un compromiso y una conducta nada neutral, más aún cuando se calculan cerca de quince mil hombres de las fuerzas de seguridad ecuatorianas que están ya en la frontera con Colombia, las mismas que en gran medida fueron desplazadas desde la frontera con el Perú luego del Acuerdo Mahauad-Fujimori, del 26 de octubre de 1998, cuando la oligarquía entreguista del Ecuador -vendepatria y sumisa a los gringos- no sólo reconoció la validez del írrito Protocolo de Río de Janeiro, del 29 de enero de 1942, suscrito con la ocupación militar parcial de nuestro país con tropas del Perú (como lo reconoce el art. 2 de dicho infame Protocolo), sino que además aceptó entregar a la oligarquía del Perú todo el valle del Cenepa, una de las zonas auríferas más ricas del planeta y cuya extensión es de 14.300 kilómetros cuadrados, esto es el equivalente a los dos tercios de la provincia del Guayas, a más de la mitad de la provincia amazónica de Morona Santiago, s los dos tercios de Israel o de la República de El Salvador, o, si se quiere, más que todo Pichincha, la provincia más grande de toda la serranía cuya área es de 12.915 Kms.2!

Por ello insistimos que el Plan Colombia empezó con el entreguismo consumado en el Acuerdo Mahauad-Fujimori, impuesto por los EE. UU. bajo el ofrecimiento falaz y deshonroso que darían 3.000 millones de dólares para “desarrollo de la frontera de paz”, y consumado por el servilismo oligárquico de las trincas que mandan en el país! Una vez “desaparecido” el problema de límites con el Perú las tropas de los dos países deberían desplazarse al linde de Colombia para recibir nuevas órdenes y contribuir en la “limpieza” de los insurgentes de este país! ¡Allí quedaron de cuerpo entero los sumisos mutiladores de nuestra Patria en función de un proyecto terrible para los pueblos latinoamericanos! ¡Por ello resulta muy decidor revisar los bloques y partidos políticos que apoyaron este “acuerdo”, así como los “dirigentes” que se rasgaban las vestiduras respaldando este primer paso de un plan tenebroso de los Estados Unidos para Sudamérica, cuya consecuencia previsible es encharcar de sangre de nuestros hermanos en esta región del continente!

Y para que se aprecien las barbaridades que suceden, y como se va llenando el rompecabezas, en el Presupuesto del Estado del año 2003, aprobado a petición de Lucio Gutiérrez, en base a su proforma “estudiada” por los técnicos del FMI, en febrero de este mismo año de cambio de gobierno, los gastos de defensa se incrementaron de 490 millones de dólares en el 2002, a 690 millones en el presente año, según lo publica diario El Comercio del viernes 14 de febrero del 2003, en su página 6A. ¿Cómo entender que ahora que se ha firmado la paz con el Perú, y que se supone ya no existiría motivos de preocupación bélica fronteriza, se incrementen los gastos de “defensa”? ¡La respuesta es obvia: Es para gastos relacionados con el Plan Colombia! Lo que significa que encima que nos pretenden involucrar en un conflicto ajeno, deciden que les paguemos los gastos de servicio tan inícuo y absurdo! Tampoco puede pasar por alto, en esta línea de nuevos gastos, que el régimen de Lucio Gutiérrez tiene previsto incrementar las obligaciones externas hasta el año 2007 en 3.844 millones de dólares, según lo publica diario El Comercio, el miércoles 16 de abril del 2003, pág. B1, tomando como fuente al propio Ministerio de Finanzas. ¿Cómo puede despegar nuestro país si ahora el pago de la deuda externa le asfixia porque cada vez las obligaciones de pago se acercan más y más al 50 por ciento del total de recursos presupuestarios? ¿Cuántos ecuatorianos saben que se pagaría alrededor de diez mil (10.000) millones de dólares por pago de deuda externa en los próximos cuatro años de gestión de Lucio Gutiérrez? ¿Qué porcentaje de ese nuevo monto de deuda será originado en gastos de armas y de supuesta “defensa obligada” al involucrarnos en un conflicto ajeno?

Cabe destacar, por último, para que nos percatemos más todavía de nuestra tragedia y calamidad de “dirigencia social” que disponemos, que luego de haberse aceptado el Protocolo de Río de Janeiro, y haberse regalado 14.300 kilómetros cuadrados en el Acuerdo Mahauad-Fujimori, por parte de la oligarquía vendepatria del Ecuador, en ningún caso por parte del pueblo alejado del poder político y víctima de la opresión social, las fuerzas armadas del Perú están exigiendo en estos mismos días que el Ecuador abandone el puesto ecuatoriano, en la región amazónica, de Coangos! ¡Increíble tanta infamia contra un pueblo tan desinformado y pobre hasta la consternación!

Respecto a la presencia de jeeps, otros vehículos y hasta helicópteros para el control fronterizo debemos remitirnos a las declaraciones oficiales constantes en diario El Universo, del viernes 25 de abril del 2003, pág. 9A, cuando Lucio Gutiérrez declara: “Luego de conversaciones que sostuve en febrero en Washington con el Presidente (George W. Bush), a quien le pedí que nos ayudara con abastecimientos militares, debo informarles que llegarán 18 helicópteros, 100 jeeps y 50 camiones.” Es precisamente esta remesa de “refuerzos” el preludio de la creación de la “Area prohibida” o “Zona reservada”. ¡Quien dude de lo que afirmamos puede verificar todas las fuentes a cuya fidelidad nos remitimos!

 

  1. EL CORONEL CHAVEZ TOMA DISTANCIAS DE URIBE EN TANTO EL CORONEL GUTIÉRREZ TIENE VÍNCULOS CADA VEZ MÁS CERCANOS:

 

Es público y notorio que el Presidente de Venezuela tiene serias diferencias con el presidente Uribe de Colombia, por clarísimas diferencias ideológicas y políticas, así como por sus distancias y cercanías con el gobierno de los EE. UU., aunque se guarden apariencias cordinales. En el caso del coronel Lucio Gutiérrez éste ha sido muy explícito en sus declaraciones a favor de Uribe desde antes de llegar a la presidencia. Demos muestras de lo que decimos:

Diario Hoy de Quito, del sábado 30 de noviembre del 2002, pág. 3A, al día siguiente de la visita a Bogotá, luego de trasladarse en el avión de Alvaro Uribe, recoge la siguiente declaración: “Bogotá.- El presidente electo de Ecuador, Lucio Gutiérrez, aseguró este viernes que su país se sumará a la iniciativa del mandatario colombiano Alvaro Uribe de buscar un diálogo con los grupos armados a través de la ONU…”

“El presidente Uribe la ha recibido con mucho agrado (la oferta), pero nos ha explicado que, de momento, está haciendo gestiones a través de la ONU y nosotros vamos a reforzar esa gestión para llegar a la tan anhelada paz de Colombia”, declaró Gutiérrez.”

“Entendemos que el presidente Uribe tiene voluntad política para resolver el conflicto de manera pacífica y llamamos a la otra parte, a la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) a que muestre esa misma voluntad, subrayó.”

Diario Expreso de Guayaquil, del viernes 29 de noviembre del 2002, pág. 2, recoge una declaración de Gutiérrez en la que dice que “De no funcionar esta alternativa (grupo de garantes de la seguridad), el mandatario electo dijo que es partidario de acudir a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, de las que él mismo formó parte (como casco azul) para la pacificación de Centroamérica en los años 1989 y 1990.”

En la revista Vistazo, nro. 852, del 20 de febrero del 2003, pág. 6, después de visitar EE. UU. como presidente posesionado, existen dos citas muy reveladoras: “No podemos quedar inmóviles cruzados de brazos únicamente lamentándonos y diciendo que nos solidarizamos con el presidente Uribe”, y otra frase dicha al propio presidente George W. Bush: “Ecuador quiere convertirse en el mejor amigo y aliado de Estados Unidos en la lucha por la paz… combatir el narcotráfico y terminar el terrorismo.”

Otro pronunciamiento de Lucio Gutiérrez es el siguiente: “Si no apoyamos todos, de manera más protagónica a Uribe, seguramente se seguirá sacrificando la vida de más gente. Uribe lleva de una manera muy adecuada una posible solución al problema de Colombia.” Frase pronunciada en el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, en la conferencia “La Nueva Era del Ecuador”, donde esbozó que el eje de la política internacional del Ecuador será “la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico”, según publica diario El Comercio, del martes 11 de febrero del 2003, pág. 1A y 3A. No al acaso el titular que utiliza el diario es tan decidor al señalar: “Gutiérrez alinea al país con la política de Uribe.”

Ahora mismo que ha propuesto ser un mediador, en apariencia no solicitado, para el conflicto interno de Colombia, no es que no conversó con Alvaro Uribe para todo ello; al contrario. Según su propia declaración todas las iniciativas que está anunciando Lucio Gutiérrez fueron coordinadas con el presidente Alvaro Uribe, según se desprende de su propia declaración constante en El Universo, del sábado 17 de mayo del 2003, pág. 1A y 5A, donde textualmente dice: “Gutiérrez aseguró que en los últimos días mantuvo conversaciones telefónicas con Uribe, quien escuchó con atención su propuesta”, y agrega: “Explicó que, en caso que su propuesta sea acogida por Uribe, el Ecuador recibirá temporalmente a los guerrilleros en cuarteles u otras instalaciones cercanas a la frontera con Colombia. Resaltó que los insurgentes serán recibidos uno o dos días, hasta que se concrete su canje con soldados secuestrados por la guerrilla colombiana.” ¿Para qué esta propuesta? ¿Uribe desea tenerlos fuera de Colombia para siempre y por ello pidió esta táctica colaboracionista? ¿Se ha convertido o no Gutiérrez en el parlante de Alvaro Uribe? Analicemos algunos acontecimientos.

Uribe desea que se conmine a los grupos insurgentes a que “hagan la paz” según sus condiciones e intereses que serán propuestos por intermedio del supuesto mediador. Uribe preferiría, por supuesto, que como dicho mediador en vez de actuar solo Lucio Gutiérrez, como espontáneo y comedido hacedor de méritos ante el imperio, participe la ONU, por su representatividad. Es decir que la ONU diga: Hemos pedido que “hagan la paz” y como no nos hacen caso pues procedemos a imponerles la paz con todos nuestros países, entre los cuales estan todos los que participamos en Irak! ¿Por qué además la ONU? ¡Porque es un apéndice e instrumento ciego de la politica de los Estados Unidos como conoce a la perfección Lucio Gutiérrez! ¡Es sorprendente las declaraciones y procedimientos de Gutiérrez en la línea de los intereses y anhelos de Uribe, que en ningún caso son los del Ecuador! En la revista Vistazo de mayo 22 del 2003, pág. 10, señala el presidente: “No queremos ser observadores del desarrollo del conflicto (colombiano) sino protagonistas”! ¡Nuestra república debe respetar los problemas internos del vecino país y ser neutral, como lo fué hasta antes de entregar la Base de Manta al ejército de los Estados Unidos! ¡A EE. UU. hasta se podría pensar en reembolsar los gastos que dicen haber hecho en las refacciones del aeropuerto Eloy Alfaro y asunto concluído pues un acuerdo injurídico es nulo, de nulidad absoluta, y sus fraguadores deberían ser enjuiciados por traición a la Patria! El sometimiento de las autoridades llega al extremo que, según se colige en ciertos círculos parlamentarios, se habría nombrado embajador en Washington a quien pidió la potencia del norte por ser uno de los contadísimos ciudadanos que aplaudieron la invasión a Irak, motivo por el que el coronel Fausto Cobo señalaba que EE. UU. tiene dos embajadores, uno en Quito y otro en Washington!

Recordemos que el 23 de mayo del 2003 se producen dos resoluciones coordinadas a nivel mundial sobre Colombia, la una es del G-8, esto es los ocho países capitalistas más poderosos del orbe, encabezados por EE. UU., que en París expresaron su respaldo a Alvaro Uribe y apoyaron su política en contra de los grupos insurgentes en su país. (Diario Hoy, sábado 24 de mayo del 2003, pág, 8A). La otra resolución se adoptó en el Cusco, Perú, dentro de la Cumbre del Grupo de Río, que reune a diez países y donde a petición de Lucio Gutiérrez (¡de quien más podía ser algo que tanto interesa a los EE. UU.!), se resolvió pedir la intervención de la ONU, y sobre la cual Uribe exclamó es “la última oportunidad para la paz y, si es rechazada por la guerrilla, ésta deberá ser derrotada militarmente con apoyo internacional.” (Diario Hoy, 24 de mayo del 2003, pág. 1A). Diario Expreso de Guayaquil, de la misma fecha, pero en su pág. 2A, refiere lo acontecido: “El presidente colombiano Alvaro Uribe dijo que apoya plenamente la propuesta de Gutiérrez… La canciller colombiana Carolina Barco, considera que la propuesta de Gutiérrez es una expresión de apoyo del Ecuador… Agradeció gestos y acciones concretas como la que plantea el mandatario ecuatoriano.” Sólo un grupo de periodistas colombianos fué crítico al comentar que “la propuesta para que la ONU participe en las negociaciones con los grupos irregulares está vigente desde agosto pasado” (El Universo, sábado 24 de mayo del 2003, pág. 2A.).

Lo que recién se conoció luego de la reunión del Cusco está publicado en diario Expreso de Guayaquil, edición del lunes 26 de mayo del 2003, pág. 11A, donde el presidente Chávez denuncia que en este evento “se aprobó la posibilidad de crear una fuerza multinacional para invadir Colombia”, agregando que “Lo que se ha establecido en el Consenso de Cusco en torno a Colombia es muy peligroso. Abre las puertas a un problema mucho más grave que una guerra: el intervencionismo.”

Días después el coronel Hugo Chávez Frías, según las agencias informativas EFE y AFP, en texto publicado en la primera página de diario El Universo de Guayaquil , del lunes 2 de junio del 2003, vuelve a la carga sobre este tema al pedir la realización de un debate continental sobre la propuesta Gutiérrez-Uribe en el Cusco, respecto a Colombia, en los siguientes términos:

“El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo ayer que en la cumbre del Grupo de Río, realizada el 23 y 24 de mayo pasados en Cusco (Perú), se decidió la intervención militar internacional en Colombia, lo que calificó de “horroroso, inconcebible y una locura. Nunca antes en el continente se había propuesto lo que planteó el presidente de Ecuador (coronel Lucio Gutiérrez)”, agregó.”

“La propuesta de Gutiérrez había sido apoyada por el mandatario colombiano, Alvaro Uribe, y fué ratificada en el Consenso de Cusco.” Y prosigue la nota: “El documento señala que el Grupo de Río insta a la ONU a ejercer una función mediadora y convocar a la guerrilla colombiana a un alto al fuego para que se abra “un diálogo abierto y transparente”.”

“Chávez reiteró que el texto de la reunión esconde un “ultimátum inconcebible, una locura” y que él firmó con “reserva estratégica integral de todo el documento.” En otra parte señala: “Yo quiero abrir un debate continental, porque como la prensa no estaba allí, eso no salió y quedó escondido en una frase. En esa reunión el conflicto colombiano fué tocado de manera muy ligera y peligrosa, pues se aprobó un documento difuso y que da para pensar cualquier cosa”, dijo.”

“El intervencionismo se pretende instalar en América Latina. He invitado a mis colegas a un debate profundo de este problema, porque creo que han sido tomados por inocentes”, indicó. Calificó como “una locura” la discusión de una “fuerza multinacional” en territorio colombiano y se adelantó en negar la participación venezolana.” ¡He allí develado el papel de portavoz de los intereses de Estados Unidos del coronel Lucio Gutiérrez Borbúa! ¡Ciertamente que “por sus frutos los conocéreis”!

Cabe destacar que en la edición de diario Expreso, del lunes 16 de mayo del 2003, en su pág. 6A, al abordar asuntos relativos a la posible exportación de arroz ecuatoriano a Colombia, Gutiérrez exclama: “El presidente (Alvaro) Uribe está tan agradecido con la propuesta que nosotros presentamos en el Cusco -para que la ONU intervenga ante las FARC a fin de que cesen las hostilidades y se sienten a dialogar-, que me ha dicho literalmente “pídeme lo que tú quieras y nosotros estamos listos a colaborar con Ecuador”, entonces yo he hablado de las dificultades comerciales que tenemos.” ¡A confesión de parte agradecida, relevo de prueba!

Debemos destacar que estas declaraciones e iniciativas de Gutiérrez merecieron siempre el entusiasta apoyo de la embajadora de EE. UU. en Quito, quien visitando la frontera, en la provincia del Carchi y ciudad de Tulcán, dijo: “Colombia lucha por su propia democracia y Ecuador debe ayudarlo”, agregando que “el país ya está involucrado en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, lo cual da a entender que un involucramiento más directo en la resolución del conflicto de Colombia, será, más bien, consecuente.” En la misma visita a Tulcán la embajadora Kristie Kenney dijo que “ya tenemos apoyo económico para el desarrollo y seguridad de la frontera (sin precisar montos), dinero que servirá para que la población de la frontera acceda a servicios públicos, actividades lícitas y control de ingreso de droga, armas y terroristas.” Afirmaciones todas que constan el la pág. 3, del verpertino Ultimas Noticias, del lunes 19 de mayo del 2003. ¿Qué demuestra todo este andamiaje de posiciones? Que nada es casual y que todo obedece a un plan perfectamente preconcebido. Por supuesto que la audacia de la embajadora Kenney llega a tal extremo que manifiesta que “Estamos luchando contra los que quieren destruir la seguridad de un país como el Ecuador, un país que realmente quiere proteger sus fronteras.” (El Comercio, miércoles 30 de abril del 2003, pág. 1A).

En los últimos días de mayo del 2003 toda la prensa nacional da cuenta que en el Ecuador, cerca de las islas Galápagos, desde el 6 al 20 de julio se coordinarán operaciones con las Fuerzas Armadas de los EE. UU. y varios otros países, entre los que estaría Colombia, para ensayar “la guerra electrónica”, que colegimos servirá para poder manejar el blindaje e interdicción en mar, tierra y aire, conforme lo pedía el secretario de Defensa Donald Rumsfeld! Este encuentro en el marco de las operaciones Unitas será financiada por EE. UU. y tendrá la participación de cuando menos dos mil marines de este mismo país y reunirá, se dice, cuando menos a cien naves (El Comercio, sábado 31 de mayo del 2003, pág. A6).

UN DATO IMPORTANTÍSIMO y que no puede pasar desapercibido como un antecedente necesario a tomar en cuenta respecto a ciertas “similitudes” del ascenso al poder de los actuales presidentes de Ecuador y Colombia, es que el consorcio electoral privado que proclamó el triunfo sorpresivo a favor de Alvaro Uribe en Colombia, y que determinó la extraña derrota del favorito liberal Horacio Serpa -el fijo ganador que en forma paradógica no hizo revisar el montaje mediático y sobre todo informático-, trabajó en forma “coincidencial” en el proceso electoral del Ecuador para también proclamar el triunfo de Lucio Gutiérrez en la primera y segunda vuelta!

El consorcio colombiano que en el Ecuador se llamó “Comicios del Ecuador 2002” estaba conformado por las empresas “Sistemas y Computadores” y “Offsetec-Fesa-Carvajal”, cobró 5´695.000 dólares para dar los resultados en una hora, situación que no la cumplió jamás, a pesar de disponer de 600 patrulleros con sus tripulantes a su entera orden. Estas informaciones se las puede ubicar en diario El Universo, del sábado 17 de agosto del 2002, pág. 4A, y del martes 20 agosto del 2002, pág. 4A. Por otra parte, el ente controlador del proceso electoral “desde la sociedad civil” se llamó “Participación Ciudadana” y fué financiado por la Agencia Estadounidense de Ayuda para el Desarrollo (USAID), adscrita a la embajada de los EE. UU. y gobierno de este país,según expresa declaración de su director, Lars Classen, difundida en diario El Universo, del jueves 12 de septiembre del 2002, pág. 2A.

Sólo caben las siguientes reflexiones. Es verdad que Lucio Gutiérrez ganó la segunda vuelta a Alvaro Noboa, que era al único que le podía derrotar en una final. Pero ¿quién verificó que no pudo pasar a la segunda vuelta, en vez de Alvaro Noboa, como mero ejemplo, León Roldós o Rodrigo Borja, que quedaron muy cerca de este último? ¿Cómo se puede verificar lo realizado por las computadoras, ¡y peor de esta empresa!, si nunca se publican los resultados de las mesas o juntas electorales y está prohibido autorizar recuentos de urnas?

Recordemos que cuando las elecciones se llevaban a cabo mediante el conteo manual y hasta había posibilidades de recuento, se entregaban todas las copias de todas las actas de las juntas electorales y se publicaban todos los resultados! Entonces los datos finales estaban listos en menos de un día, sin pagar millones de dólares y sin dudas de la idoneidad de los resultados! Pero ahora con el “infalible sistema computarizado” se demoran días y hasta semanas en dar los datos finales! ¡Este sistema sólo tiene de infalible la imposibilidad de comprobar un fraude! ¿Quiénes programaron este sistema computarizado que no puede ser discutido por nadie y que se aplica en todos los países sin el debido reclamo de lo que entraña? ¿Por qué en el año 2002 prohibieron de manera expresa los “exit poll” que en cambio autorizaron en 1998? ¿Tenían recelo que el finalista no fuese Alvaro Noboa, se les destape el naipe, y no puedan proclamar un resultado final favorable, sobre todo en la segunda vuelta, para el alfil del Plan Colombia y de los mandados de Washington?

En esta misma línea se presentaron otros dos hechos muy llamativos: El primero referente a la extraordinaria facilidad con la que se autorizó la legalización del Partido Sociedad Patriótica en el Tribunal Supremo Electoral; pues siempre actúa en forma impredecible e incomprensible este organismo, por más que se hubiesen cumplido con todos los requisitos legales. Esta vez fué singular el tratamiento. Y en segundo lugar, si partimos que los grupos tradicionales le llamaban “golpista” a Gutiérrez, y existen los videos de su “toma” pacífica del Congreso, del 21 de enero del 2000, asumiendo la dirección de un Triunvirato, y que se presentó una impugnación formal a su candidatura por parte del ex intendente del Guayas, abogado Bermúdez, pidiendo se aplique el art. 101, numeral 4, de la Constitución, que señala que “No podrán ser candidatos a dignidad alguna de elección popular: 4. Los que hayan ejercido autoridad ejecutiva en gobiernos de facto”; fué curioso que el mismo Tribunal Supremo Electoral rechace la objeción como si se tratase de un coideario de los partidos reaccionarios que lo hegemonizan. Entonces estos elementos no tenían la repercusión e interés de lo que en verdad significaban estas “franquicias” legales, como hoy pueden analizarse a la luz del tipo de gobierno que se instaló en el país, al servicio de la política nortemaericana y de la oligarquía criolla!

Nosotros sostuvimos en varias semanas, en varios programas de radio, que los candidatos de todos los partidos, sin excepción, estaban vinculados o uspiciados por elementos de la banca y sectores financieros, de tal modo que gane quien gane el triunfador sería de cualquier modo el sistema financiero! Pero advertimos que quien mayores posibilidades de “vencer” tendría, dado el contexto internacional, y la tremenda riqueza nacional existente en Colombia -que podrían perder las multinacionales de controlarla-, sería el que pueda constituirse en un CLON de Uribe, clon al que el gobierno de los EE. UU. podría manejar a gusto, e incluso le podría alentar, de ser necesario, a que se erija en dictador con tal que le garantice tropas y hombres para el cumplimiento de sus objetivos político militares en la zona! ¡Es que está Colombia, y sus colosales recursos, así como la región misma, en disputa y en lugar primerísimo de sus afanes! Colombia es diez veces más grande que Cuba pero cien veces más en riqueza de todo tipo: petróleo, minas, agua, flora, fauna, etc. etc. Pero nada es fácil. Colombia también es 3,47 veces más grande que Viet Nam del Sur y Viet Nam del norte reunidos, y un país con ciudadanos de preparación cultural y política nada desdeñable! ¡No al acaso están en una lucha terrible desde hace 54 años atrás!

¡Otro asunto muy llamativo fué que de los cuatro casilleros político-electorales de la llamada “izquierda” (listas 15, 17, 18 y 21) ninguno tenía candidato presidencial, en una de las coyunturas más terribles de las últimas décadas, como resulta este proceso de colonización, involucramiento en una guerra ajena, saqueos fiscales permanentes, salvataje bancario de alrededor de 5.000 millones de dólares, empobrecimiento masivo, desocupación y migración multitudinaria e imparable! El Movimiento Popular Democrático hizo renunciar a su candidato presidencial para irse con Gutiérrez. El Partido Socialista Frente Amplio, horas antes de las inscripciones dejó a Gutiérrez, luego de varios meses de campaña conjunta presentándolo como el candidato de “izquierda”, para irse a último momento con un candidato “independiente” aliado con el Partido Conservador, Democracia Popular-Democracia Cristiana (de Mahauad), Fuerza Ecuador (de los “chicos” de Harvard) y CFP (de Averroes Bucaram). Pachacútic fué la base política inamovible, desde el inicio del proceso, para Gutiérrez. Nuevo País no sacó candidato y dejó en libertad a su militancia! Y todas estas organizaciones fueron con Gutiérrez, como “mal menor”, en la segunda vuelta, aunque sectores importantes de militancia de base anuló el voto. ¿Fué el “Espíritu Santo” quien les iluminó a esas direcciones políticas de manera idéntica, o alguna fuerza invisible e irresistible, o existió una orden común invencible desde todo lo alto, que les condujo para que, en forma deliberada y conciente, no exista un solo candidato de izquierda? ¡Ciertamente que por sus obras y frutos los conoceréis!

  1. PAPEL DE LAS ONGs y FUNDACIONES EN ESTOS PROCESOS DISÍMILES:

Es evidente que los sectores sociales populares, sobre todo áreas del sector indígena y campesino, han sido presa de la influencia de las ONGs, fundaciones y entidades financiadas en gran parte por el Fondo Monetario Internacional. Incluso algunos antiguos izquierdistas, con experiencia en trabajo social de organización y formación, se han integrado al trabajo de estas redes que son formadas según el interés del financiador. Empero, no hacemos una absolutización, pues existen dirigentes de ONGs y fundaciones que evitan ser instrumentalizados por los engranajes de la dominación imperial.

En México las redes de ONGs y fundaciones laboraron para que Vicente Fox, gerente de la Coca Cola en este país, llegue a la presidencia, para el recambio concertado y la continuación inalterable de la dominación social. En el Perú apoyaron con toda tenacidad a Alejandro Toledo, con el “criterio” que por primera vez iba un “indiecito” o un “cholito” a la presidencia, sin reparar que, como muchos lo han juzgado, es un “indiecito” por fuera pero un “gringuito” por dentro, pues además de sus simpatías procapitalistas a ultranza egresó del centro de lavado cerebral y de desnacionalización o deslatinoamericanización llamado Universidad de Harvard. En el Ecuador trabajaron años con todo empeño y tenacidad para primero “orientar” al movimiento indígena y campesino, y luego para consolidar el triunfo de Lucio Gutiérrez y sosterlo, al menos hasta ahora, en el poder, a pesar de sus públicos empeños de hacer una organización campesina e indígena propia a la que regala miles de picos, palas y hasta alguna computadoras. En Colombia una amplia mayoría de entidades, bajo el criterio de estar con “la paz”, son adversas a todo lo que signifique movimiento insurgente, sin jamás reparar que éste surgió por la durísimas condiciones de opresión política, explotación económica y marginamiento social. Y en Venezuela muchas de ellas son parte de la autodenominada “oposición democrática” contraria al presidente Hugo Chávez. Resultando muy claro qué intereses mismo defienden. Por ello no exageramos al decir que el FMI no sólo controla a los gobiernos, en forma general, sino también a falsas “oposiciones” que están listas para, mediante intermediarios hábilmente incrustados en el sistema de redes, hacer en forma abierta o emboscada lo que desean el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, BM.

En el caso del Ecuador de modo exhaustivo deberá analizarse en otro momento, y con la amplitud del caso, el papel que jugaron todas estas redes financiadas desde el exterior para reformar la Constitución Política mediante una “Asamblea Nacional” y, entonces sí, poder viabilizar la venta del petróleo, la electricidad, la telefonía, el agua potable y de riego, y las llamadas empresas estratégicas, como efectivamente consiguieron con el apoyo “izquierdista”, para dejar desprotegido el patrimonio social y nacional del pueblo ecuatoriano. Antes para pretender anular a un izquierdista convencido le metían un atentado; ahora para silenciar políticamente a ciertos “izquierdistas” les meten en una ONG o en una fundación! ¡Así mismo deberá analizarse su papel de cobertura, de todas estas redes, en la instalación de Gustavo Noboa Bejarano en el poder en el año 2000, y el cambio del “fusible inservible y desgastado” de Mahauad, además del sostenimiento a Noboa Bejarano en febrero del 2001, ante una paralización nacional, y hasta la culminación de su mandato; y, por último, en el triunfo y sostenimiento de Lucio Gutiérrez como supuesto “régimen popular”! ¡Habrá momento para estudiar todo este mal llamado proceso “popular”, de una seudo “izquierda creativa y renovada”, y sobre el que existen constancias incontrovertibles que permitirán mirar a la necesaria verdad desnuda!

  1. CHAVEZ SIGNIFICA RUPTURA CON LA DOMINACION, GUTIÉRREZ AGRAVAMIENTO DEL SOMETIMIENTO:

Mientras el pueblo de Venezuela lucha con todas sus fuerzas para superar el pasado opresivo controlado por la oligarquía tradicional y el Departamento de Estado; en el Ecuador vivimos el régimen dominante de siempre, y hasta podríamos decir que estamos en un descarado mahauadismo sin Mahauad, pues es notorio que nada, absolutamente nada ha cambiado para bien, ni en la política externa ni interna; existe sí el agravamiento de la dependencia externa y de las terribles condiciones de vida del pueblo, que se expresa, entre otras manifestaciones, en el impulso desesperado de cientos de miles de compatriotas que angustiados cada año van por las sendas tristes de la migración forzada por la necesidad de sobrevivir.

Hasta los grandes financistas de la campaña electoral de Mahauad y ex-superministros de su gestión hoy son eminencias grises del régimen de Gutiérrez. El economista Guillermo Lasso Mendoza, director del Banco de Guayaquil, miembro relevante del Opus Dei, es el principal asesor y guía de Lucio Gutiérrez, quien entregó 500 millones de sucres para la campaña de Mahauad, al margen de 527 millones donados por su cuñado y también prominente banquero de la misma entidad financiera, el economista Danilo Carrera Drouet, según consta en la lista de aportantes publicada en diario El Universo del viernes 12 de noviembre de 1999, pág. 4A. (El Opus Dei es una entidad con la que guardan nexos tanto el presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, como su ministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, según informa el periodista Gerardo Reyes en El Nuevo Herald, del 11 de noviembre del 2002, tomando como fuente a la revista Cromos.).

 

El propio ministro de Finanzas, y ex-vicepresidente del Banco de la Producción, Econ. Mauricio Pozo Crespo, hermano del gerente general del Banco del Pichincha, fué el encargado de presidir la Comisión de Inversiones del Instituto de Seguridad Social en el gobierno precedente de Noboa Bejarano. Y precisamente un diputado del movimiento oficialista Pachacútic, Miguel López, junto al presidente de la Confederación Nacional del Seguro Social Campesino, Romelio Gualán, denunciaron que existiendo 450 millones de dólares como reservas del IESS, estos fondos los depositó este funcionario en cuentas de los bancos del Pichincha, Produbanco y Guayaquil “que no generan rendimiento alguno y que tenían la intención de fortalecer los patrimonios de estos bancos.” Esta denuncia y sus precisos formulantes constan en diario Expreso de Guayaquil, del jueves 6 de febrero del 2003, pág. 6A. ¿Con este tipo de funcionarios, denunciados hasta por diputados propios y dirigentes allegados al régimen, se lucha contra la corrupción? ¿Cuántos ecuatorianos saben que el Partido Sociedad Patriótica, en el poder, se niega en forma desesperada a entregar las listas completas de todos los aportantes y auspiciantes a su campaña electoral? ¿Es que existen también poderosos banqueros entre ellos y eso les inhibe con angustia a dar todos los datos? ¿Alguien quisiera apostar para perder que jamás se publicará la verdadera lista de aportantes al Partido Sociedad Patriótica? ¡Más fácil será que entren todos los ricos, todos los camellos, y todas las agujas, al reino de los cielos!

¿Y que hace la “izquierda” luego de haber apoyado a Gutiérrez y de haber levantado sus brazos por turno exhibiéndole como “opción popular”, a sabiendas de lo que al fin representaba, luego de una explicable posibilidad de confusión inicial? Bueno, realiza algunas cosas. Por ejemplo pareciera que ahora ha renovado su lema de “¡Proletarios del mundo uníos!”, por uno propio de este “postmodernismo” rampante, que proclama: “¡La izquierda y la derecha unidas jamás serán vencidas!” Y no puedo decir que estoy alegre cuando menos al desahogarme destapando estos naipes truculentos; no, estoy melancólico aunque jamás desalentado ni abatido. Luego de haber militado treinta y pico de años en la sagrada causa del pueblo, después de haber sido víctima de palizas brutales y semanas de hospitalizaciones, de huesos quebrados y bañado en sangre, arrojado en una quebrada por considerarme sin vida, por haber permitido que durante mucho tiempo me guien “líderes” miopes o entreguistas estoy taciturno; es entonces cuando uno se queda con la dolorosa sensación de haber estado galopando en un caballo muerto!

Uno de los aspectos penosos que se padece es oir que “éste es un gobierno de izquierda”, en razón de ciertas fuerzas políticas que lo llevaron al poder, que le barnizaron de “progresismo”, olvidando lo que dice el viejo dicho popular: “El que da de comer a perro ajeno pierde pan y pierde perro”. Y no es coincidencia que la búsqueda de candidatos militares, por el mero hecho de serlo, ha sido una constante de ciertos “dirigentes”, que jamás averiguaron antecedentes ni preguntaron antes sus opiniones sobre el socialismo, la igualdad, la soberanía nacional! La sociedad no se divide entre civiles y militares sino entre quienes están con el pueblo y quienes están con la oligarquía; entre quienes aman a morir la soberanía de su Patria, y quienes son entreguistas y antipatrias de naturaleza! Este es un régimen de prácticas de extrema derecha que, con el control de las ONGs, fundaciones y ciertas entidades afines de supervisión y dominio popular, que reciben cada año cerca de 50 millones de dólares -sobre todo del FMI y el Banco Mundial-, tiene maniatado a un sector importante del movimiento social. Por eso, quienes creen que este régimen está al borde de su finalización, a mi parecer están equivocados, cuando menos por el momento. Pareciera incluso que este gobierno busca a toda costa crear las condiciones para imponer un régimen dictatorial represivo, con el pleno apoyo de la embajada americana; todo ello a cambio de involucrarnos en la guerra interna del vecino y hermano país, siempre en función de los intereses de las transnacionales! ¡No al acaso es notorio su frenesí por visitar todas las guarniciones posibles de todas las fuerzas, y la cuidadosa ubicación de sus más íntimos allegados en los puestos de mando de todos los destacamentos!

Parte importante de la organización social está bajo el control del régimen: un sector del movimiento obrero, campesino, indígena, docente, estudiantil está apaciguado y subordinado ante las mismas políticas nefastas del FMI; incluso a algunos de sus “dirigentes” se los ha visto sentarse en el palacio presidencial para tomar un “cafecito” con el dueño del látigo regalado. Además que si este es un gobierno de “avanzada” o “izquierda” como le hacen aparecer, y se empeñan en reiterarlo, se supondría que su alternativa sería la derecha; precisamente la fuerza que maneja esta administración “izquierdista”! ¡Ver para creer! Hasta antiguos admiradores de la República Popular China y de Mao Tse Tung se los ve disciplinados junto de los admiradores de Taiwán (o Formosa), el Koumitang y Chang Kai Sek! Si a eso sumamos el respaldo total de la embajada de EE. UU. al régimen clonado de Uribe para la obtención de similares fines, es difícil de concebir, al menos de momento, que esta administración esté por fenecer. Todo lo contrario, los hechos tienen alma matemática, y aunque desearía estar equivocado, a mi modo de ver, se apunta y labora para un autogolpe, tipo Fujimori, alegando la “anarquía social” sostenida, como justificativo y pretexto, por sus propios aliados, en situación que hasta podría resultar concertada! ¡La conducta de las organizaciones bisagras y que se desdoblan, son más que notorias! De otro modo es perceptible que se consolidan en los más relevantes puestos de mando oficiales de reconocida incondicionalidad; y por supuesto que nada de ello es al acaso, sino que existe una intencionalidad preconcebida!

Pero ni esa desazón ni ninguna otra nos someterá ni nos hará pensar jamás en una rendición de ideales. Reconstruiremos o haremos por fin una verdadera izquierda aunque nos demoremos mucho tiempo. Es más: aunque no veamos el Ecuador del porvenir, nos aliviará saber que queda el embrión organizativo de una sociedad fraterna y solidaria. Nos levantaremos una y mil veces para seguir peleando en una línea independiente, sin subordinarnos jamás a ninguna de las fracciones dominantes, aliadas para el control social y económico interno y para recibir de rodillas las órdenes y las migajas que arrojan desde la mesa del imperio. Y si hubiese como pelear de muerto pues estaríamos luchando la eternidad entera, convencidos siempre que será preferible ser el último soldado de Espartaco y de los oprimidos e irredentos de la tierra -a sabiendas incluso de que se podría perder-, a ser el primer general de Roma y los angustiadores, con la certeza que se podría ganar. ¿Qué hacer? ¡Pues seguir peleando con el alma y el corazón, con toda la fortaleza y ternura del universo, separando el trigo de la cizaña, sin rendirse jamás, como nos enseñaron los padres de nuestras naciones y libertadores de nuestros pueblos, el general Simón Bolívar y el mariscal Antonio José de Sucre!

 

 

Quito, junio del 2003.